El encuentro entre Felipe VI y el Papa que la pandemia truncó

La puesta de largo del Pacto Educativo Global promovido por Francisco iba a contar con la presencia del Rey en Roma

Felipe VI y doña Letizia, conversan con el papa Francisco en su encuentro en 2019

El pasado 14 de mayo, Roma iba a convertirse en la capital mundial de la enseñanza. El Papa tenía previsto lanzar una de sus principales apuestas pastorales: el Pacto Educativo Global, una iniciativa con la que Francisco buscaba crear una “alianza” entre todos los agentes sociales, desde los maestros y los alumnos hasta los políticos y toda la ciudadanía, con el fin de " superar fragmentaciones y contraposiciones y reconstruir el tejido de las relaciones por una humanidad más fraterna".

Según ha podido confirmar LA RAZÓN de fuentes eclesiales, entre los participantes en esta cumbre vaticana se encontraría el Rey Felipe VI. Sin embargo, su presencia nunca se llegó a confirmar oficialmente por parte de Casa Real ante la irrupción de la pandemia del coronavirus que obligó a congelar toda la agenda del Papa y con ella, la puesta de largo de este proyecto se dejó en suspenso. Y es que, la agenda de la Familia Real apenas se conoce con una semana de antelaciones, mientras que para el evento vaticano todavía quedaban tres meses por delante.

Aunque sobre la mesa de los organizadores del evento estaba aplazar la rúbrica de este pacto cuando se estabilizaran los contagios, el hecho de que el verano no supusiera un freno para la emergencia sanitaria hizo desistir en la posibilidad de organizar un evento presencial. Así, y con un perfil más bajo, finalmente la Congregación para la Educación Católica concentró sus esfuerzos en una jornada de encuentro online que se celebró el 15 de octubre.

Cuando el proyecto inicial se lanzó desde Roma, en Moncloa vieron con buenos ojos la colaboración tanto del jefe del Estado como de representantes del Ejecutivo de Coalición, con la ministra de Educación, Isabel Celaá, al frente. ¿El motivo? En encajaría con ese deseo de apostar por una “ciudanía global” que se menciona en el preámbulo de la polémica reforma educativa.

Sin embargo, desde el Gobierno nunca se planteó a posteriori retomar la visita de Felipe VI a Roma, cuando se decidió solicitar la audiencia de Pedro Sánchez con el Papa Francisco que tuvo lugar el pasado 27 de octubre.

Desde la Conferencia Episcopal y Escuelas Católicas -la plataforma que aglutina a los colegios de la Iglesia- se ve con cierta perplejidad ese guiño al proyecto del Papa, cuando el proyecto de Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE) sigue adelante en su tramitación parlamentaria “sin el más mínimo consenso”, tal y como han manifestado tanto los obispos como los titulares de los centros educativos de titularidad eclesial.