MENÚ
sábado 20 julio 2019
17:21
Actualizado

El Papa insta a Abas a reabrir el diálogo con Israel

  • El Papa y Mahmoud Abbas durante la audiencia privada que ambos han mantenido hoy en el Vaticano.
    El Papa y Mahmoud Abbas durante la audiencia privada que ambos han mantenido hoy en el Vaticano.
Ciudad del Vaticano.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de mayo de 2015. 01:03h

Comentada
Ciudad del Vaticano. 16/5/2015

Veinte minutos duró la audiencia que mantuvieron ayer en el Vaticano el Papa Francisco y el presidente palestino, Mahmud Abas, quien viajó a Roma para participar en la ceremonia en la que el Pontífice canonizará hoy en la plaza de San Pedro a las dos primeras santas de este país árabe. Se trata de dos religiosas, María Alfonsina Danil Ghattas y María de Jesús Crucificado Baouardy, que vivieron en siglo XIX en Jerusalén y Galilea.

Los dos líderes celebraron el reciente anuncio en el que la Santa Sede reconoce al Estado palestino, durante la conversación que mantuvieron en el Palacio Apostólico, en la que Jorge Mario Bergoglio habló en italiano y Abas, en árabe, por lo que precisaron de un traductor. Esta postura quedó fijada en el acuerdo al que llegaron ambos países el pasado miércoles y que será firmado en las próximas fechas. La decisión sigue la línea marcada anteriormente por el Papa y va en consonancia con la postura mostrada por el Vaticano cuando la asamblea de Naciones Unidas votó en 2012 el reconocimiento de Palestina como Estado observado no miembro.

El Gobierno de Israel lamentó el posicionamiento a favor del Estado palestino y aseguró sentirse «decepcionado» por este movimiento del Papa. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, tiene sobre la mesa la «solución de los dos Estados» para poner fin al sempiterno enfrentamiento entre ambos pueblos. En la charla de ayer, que se desarrolló «en una atmósfera cordial», según la Santa Sede, el obispo de Roma y el líder palestino trataron la situación del conflicto con Israel, coincidiendo en la necesidad de que se reanuden cuanto antes las negociaciones de paz «para encontrar una solución justa y duradera al conflicto».

Cuando el Papa Francisco visitó Tierra Santa hace ahora un año, el diálogo entre israelíes y palestinos parecía que podía dar frutos, pero las esperanzas saltaron por los aires con la Operación Margen Protector desarrollada por Israel en julio y agosto de 2014. Aquellos enfrentamientos provocaron la muerte de 2.200 palestinos y de 74 israelíes. El Papa Bergoglio mostró nuevamente su deseo de que estos dos pueblos «tomen con determinación decisiones audaces a favor de la paz» y que, para ello, cuenten con el respaldo de la comunidad internacional. En la audiencia también hubo tiempo para debatir sobre otros conflictos que afectan a Oriente Medio, como el que sufren Siria e Irak a consecuencia de las acciones del grupo terrorista conocido como Estado Islámico (EI). Ambos coincidieron en «la importancia de la lucha contra el terrorismo» y subrayaron «a necesidad» de impulsar el diálogo interreligioso.

La nota curiosa de la entrevista la puso Abas al decirle a Francisco que le veía «más joven» que la última vez que se encontraron en el Vaticano el 8 junio de 2014. Aquel día el Papa le recibió junto al entonces presidente israelí, Shimon Peres, para participar en una jornada de oración conjunta por la paz, un evento significativo que, de momento, no ha arrojado los frutos deseados. En la audiencia de ayer, el Pontífice le entregó como regalo al presidente palestino una medalla en la que podía verse al ángel de la paz. Le dijo que ese ángel «destruye al espíritu malvado de la guerra», pidiéndole que también él se convirtiera en una «ángel de la paz». Le dio además como presente una copia en inglés de su exhortación apostólica «Evangelii Gaudium». Abas fue acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores palestino, Riad al Malki; por la alcaldesa de Belén, la católica Vera Baboun, y por el consejero para Asuntos Cristianos.

Últimas noticias