Sociedad

Agoney: “Las críticas me afectaron mucho pero hay que saber encauzarlas”

Entrevista al cantante y exconcursante de OT

Thumbnail

Su vida dio un giro de 180º tras participar en la edición de 2017 de «Operación Triunfo» pero, tras el tsunami que supuso, ha sabido sobreponerse sin perder la cabeza. 2020 será el año de su primer álbum que los fans esperan como agua de mayo.

-Ha participado en una campaña para promocionar la prueba del VIH. ¿Qué le movió a hacerlo?

-Sobre todo la experiencia personal que tuve hace años con una expareja que me hizo sufrir un poco y me sentí perdido en este campo creyendo que yo podía estar infectado. Investigué mucho sobre el tema pero no llegué a resolver todas mis dudas. Tuve que acudir a una amiga que es médico, pero pensé que la gente a veces no puede tener esa información tan de primera mano, entonces a la gente que me sigue puede que ahora le llegue mejor la información que de otra manera. Seguro que, después de haber protagonizado esta campaña, la gente que me sigue investiga más y se pregunta ¿por qué lo hizo? o ¿qué hay detrás del VIH?, y puede que sea algo más afectivo. Al menos para un sector.

-Genera mucha atención sobre todo lo que hace. Eso tiene cosas buenas, como lo que acaba de contar, y otras no tanto. ¿Cómo lleva las críticas?

-Me afectó mucho pero al final hay que saber encauzar las cosas. El último tema que hice, «Black», es ejemplo de ello, de lo que yo sentía cuando leía esas cosas tan malas por redes sociales y dije: «No podré escapar de la sociedad sucia y enfermiza, culta y moralista pero con mil likes». Y al final guiar la ira que uno lleva dentro y hacer cosas bonitas, como en mi caso la música, creo que es la clave.

-En el mundo del espectáculo se valora mucho la imagen. ¿Lo tiene en cuenta? ¿Se cuida mucho?

-Tengo tendencia a engordar mucho, por ejemplo, y me encanta comer por lo que es un problema grande. Pero siempre me ha gustado hacer deporte y me intento cuidar mucho. Como padezco de psoriasis también tengo que cuidar la alimentación y la piel. Desde muy joven siempre he tenido mucha conciencia sobre mi cuidado, tanto físico como de lo que hay dentro, que también es importante, lo que comemos.

Thumbnail

-Pues la psoriasis también genera estigma, como el VIH...

-Cierto. He tenido muchos problemas al ir a abrazar a alguien, me miran raro al verme la piel... pero no pasa nada, la psoriasis no se contagia. Pero nos podemos pasar la vida desmintiendo cosas...

-Otro estereotipo es el de que los artistas llevan muy “mala vida”...

-Justo el otro día estaba en el estudio como mis compañeros y me decían que, antiguamente, eso de sexo drogas y rock n’roll se vivía mucho, pero ya no. Hoy es un trabajo como cualquier otro. Te metes en el estudio de 9:00 de la mañana a 12:00 de la noche y yo no podría llevar la vida que llevo si consumiese alcohol, ni cantar como canto siquiera. En mi camerino la gente cree que hay alcohol, pero no: hay infusión de tomillo, que ayuda a las cuerdas vocales, y agua del tiempo.

-¿Cómo cuida su voz?

-En casa duermo con un humidificador puesto. En Madrid el aire es superseco y estoy acostumbrado al clima de Canarias, que es muy húmedo, y el contraste hace incluso que sangre por la nariz. ¡Es que soy tan delicado! (risas) Cuando voy en avión también me llevo una mascarilla con humidificador portátil, y hago mucho ejercicio vocal, y de fondo como correr, y también dormir mucho, que me encanta.

-Los dentistas han criticado a Rosalía por las fundas que se pone en los dientes, ya que dicen que es una moda poco saludable ¿Le ha pasado alguna vez una cosa parecida?

-Lo más loco que he hecho fue cuando entré en “Operación Triunfo”, que tenía el pelo blanco, pero me lo tuve que dejar de hacer porque se me caía. Cuando me peinaban con el secador y el pelo volaba y me dije: “Te vas a quedar calvo”, y decidimos parar. ¡Hay que tener mucho cuidado con las decoloraciones!

-Creo que está grabando su primer trabajo. ¿Qué nos puede contar de él?

-Estoy trabajando en mucha música –no sólo en una canción como vengo haciendo, que voy single por single– y preparando el 2020 que va a ser largo y duro desde enero hasta diciembre. Tiene muy buena pinta. El otro día salí del estudio sin creerme lo que estaba pasando porque, al final, es cumplir un sueño en el que llevo muchos años trabajando. La gente lo oirá en 2020 pero llevo en esto muchos años y ¡me parece tan bonito ver cómo se hace realidad! Y sobre todo cómo me dejan hacerlo.