¿Sabías que algunos pintalabios son dañinos para la salud?

Tres de las nueve barras de labios analizadas pueden tener efectos perjudiciales para la salud.

Pintalabios
Pintalabios/ Foto: Andrea Fernández

Algunas sustancias usadas como suavizantes o hidratantes labiales, protectores de labios y pintalabios pueden tener efectos negativos en la salud.

En muchos productos, entre ellos cosméticos, se usan distintos aceites minerales derivados del petróleo, que cumplen una función como conservantes, suavizantes, etc. y que, en caso de ingesta, algo que puede suceder en productos que se utilizan directamente sobre los labios, pueden tener efectos perjudiciales para la salud. MOSH (Mineral Oils Saturated Hydrocarbons), POSH (Polyolefin Oligomeric Saturated Hydrocarbons) y MOAH (Mineral Oils Aromatic Hydrocarbons) son impurezas propias de compuestos derivados del petróleo. Ya se encontraron en los protectores labiales (cacaos) y bálsamos labiales para niños y ahora también se han localizado en las barras de labios.

Los pintalabios están compuestos de materias grasas, tanto vegetal como animal como muchos otros cosméticos, para aportar suavidad y protección a los labios, Sin embargo, también pueden estar formados por aceites minerales más comunes y baratos que derivan del petróleo. Estos aceites son:

  • Cera microcristalina o microcrystalline wax
  • Ceresin
  • Hydrogenated microcrystalline wax
  • Hydrogenated polyisobutene
  • Ozokerite
  • Paraffin o parafina
  • Paraffinum liquidum
  • Petrolatum
  • Polybutene
  • Polyethylene
  • Synthetic wax

Si no se refinan bien, todas estas grasas minerales pueden arrastrar MOSH, POSH y MOAH (hidrocarburos). Estas impurezas son sustancias que, si se ingieren, pueden resultar tóxicas, algunas de ellas potencialmente cancerígenas.

Varias asociaciones de consumidores europeas han analizado barras de labios de color rojo mate, rastreando la presencia de impurezas tóxicas, así como de metales pesados. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha recogido los resultados de nueve pintalabios vendidos en el mercado español, perfumerías y grandes superficies. Son los siguientes: Couleur Caramel Rouge À Lèvres naturel mat nº 120, Dr Hauschka Rouge À Lèvres Dahlia nº 10, Chanel Rouge Allure Velvet Extrême Nº 116, Zao Rouge à lèvres mat nº 465, L’Oréal Color Riche mat nº 349, Bourjois Rouge Velvet Lipstick, MAC Retro Matte Lipstick nº 707, KIKO iD Velvet Passion Matte Lipstick nº 05 y TOO FACED Peach Kiss Stop Traffic.

Los primeros cuatro no contienen ningún tipo de impureza, por lo que son recomendables, L’Oréal Color Riche mat nº 349 y Bourjois Rouge Velvet Lipstick no contienen MOAH, pero sí MOSH/POSH, pero están por debajo de los límites de seguridad establecidos, por lo que se consideran aceptables. Sin embargo, NO se aconseja el uso de los últimos tres pintalabios: MAC Retro Matte Lipstick nº 707, KIKO iD Velvet Passion Matte Lipstick nº 05 y TOO FACED Peach Kiss Stop Traffic. Estas tres barras de labios contienen MOAH y en algunos casos MOSH/POSH en concentraciones superiores a las aconsejadas.

Los resultados solo se achacan a esos pintalabios en concreto, no a otros de la misma marca.

No hay una normativa sobre los MOSH/POSH en productos cosméticos, si bien, por su toxicidad, la OCU y otras organizaciones de consumidores europeas consideran que debe establecerse un límite razonable de seguridad. No hay normativa sobre los límites de seguridad de los MOSH en productos cosméticos, si bien, por su toxicidad, Cosmetics Europe, la asociación europea de fabricantes, recomienda que no se supere el 5 % del total de hidrocarburos saturados en este tipo de productos. Sin embargo, el presente estudio lo ha elevado hasta un 10% para cubrir el margen analítico de error.

Los MOAH están prohibidos en alimentos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, pero no hay restricciones oficiales en los cosméticos, como los de uso labial, que se pueden chupar e ingerir. La OCU considera que en este caso deberían ser prohibidos.

Por lo que se refiere a la presencia de metales pesados, que también se ha analizado, la ley prohíbe su uso en cosméticos salvo si técnicamente es imposible evitar su presencia o cuando se trate solo de trazas sin riesgo para la salud. Se ha comprobado que no hay cadmio, solo se han detectado trazas de plomo, pero no en cantidades peligrosas, usando como referencia los límites de metales pesados establecidos por el Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos.