Las UCIS siguen en guardia pese a perder pacientes por temor a una nueva oleada de infecciones

Atienden a 1.453 enfermos graves, 28 menos que ayer y 78 menos que el lunes

Thumbnail

La mejoría de la situación en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) es ya un hecho, aunque la mayoría siga aún al límite de su capacidad y con la mayor parte de camas llenas tanto en su interior como en otros servicios análogos y en espacios habilitados sobre la marcha por los médicos con los escasos medios terapéuticos y materiales de los que disponían durante la fase más aguda de la pandemia. Según los datos a los que ha tenido acceso LA RAZÓN, el número de pacientes graves ingresados en las existentes en Madrid asciende a 1.453, 28 menos que el jueves y 78 menos que los registrados el pasado lunes, día 6 de abril. De ellos, 1.290 permanecen intubados, 13 menos que el jueves y 91 menos que a principios de semana. En la descarga de las UCIS están ayudando varios factores: la ralentización de la infección por el efecto del confinamiento, la aportación del Hospital de campaña de Ifema, que está descargando de pacientes a los hospitales convencionales de Madrid, y el número de altas: en 24 horas se han registrado 67, contabilizándose ya 682 desde el inicio de la pandemia. ¿Quieren estos datos decir que lo peor de la pandemia ya ha pasado en el interior de los centros sanitarios? Los datos son indicativos de ello, pero los hospitales se enfrentan aún a desafíos importantes como atender a los miles de infectados que se encuentran aún en sus instalaciones, así como a los enfermos de otras dolencias que están libres del virus pero que han aplazado su desplazamiento al sistema sanitario por temor a los contagios o al haberse desprogramado su asistencia cuando no revestía especial gravedad. Además, la Consejería de Sanidad de Madrid tampoco descarta que pueda producirse una nueva oleada de casos. Fuentes sanitarias indican a este periódico que del departamento dirigido por Enrique Ruiz Escudero tiene previsto esperar al menos hasta mediados de la próxima semana para reorganizar las UCIS, pese al descenso paulatino de pacientes que se registra en ellas.

Los datos en poder de este periódico indican que La Paz y el Gregorio Marañón siguen siendo los hospitales con más ingresados en cuidados críticos, con 129 y 117, respectivamente, pero la presión sobre sus UCIS se está reduciendo algo. La Paz contabiliza hasta la fecha 41 fallecimientos en estos servicios, situándose a la cabeza de este apartado en Madrid. Detrás de estos dos centros se sitúan el Ramón y Cajal, con 90 camas ocupadas, el Doce de Octubre, con 83, y el Clínico San Carlos, con 74. En lo que respecta a los hospitales de la periferia, la presión afloja algo en varios de ellos. Coslada atiende a 27 enfermos graves; el Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, a 33; Torrejón, a 24; Aranjuez, a 15; el Infanta Leonor de Vallecas, a 30; Fuenlabrada, a 46; Getafe,a 54; Villalba, a 25; Valdemoro, a otros tantos; el Rey Juan Carlos, a 35, Parla, a 18;el Universitario de Móstoles, a 32; Arganda, a 21, la Fundación Hospital Alcorcón, a 37, y el Infanta Sofía, a 34. Las cifras globales de mortalidad revelan que en 24 horas han fallecido 20 enfermos, con lo que la cifra en las UCIS de Madrid se eleva a 471 desde el inicio de la pandemia.