Un fármaco para el cáncer busca frenar al Covid-19

El ensayo español Copérnico estudia si una inmunoterapia contra tumores de mama o pulmón es eficaz en pacientes graves que no responden al tratamiento estándar

Atacar al enemigo desde todos los frentes. Éso es lo que están haciendo científicos e investigadores de todo el mundo para intentar dar con el fármaco que, por fin, ayude a doblegar al Covid-19. Numerosos ensayos clínicos se han puesto en marcha en estas últimas semanas para probar la eficacia de medicamentos empleados hasta ahora para tratar otras patologías, como antirretrovirales usados para el VIH, contra la inflamación y hasta antipalúdicos.

Pues bien, ahora ha llegado el turno de uno de los tratamientos estrella frente al cáncer: la inmunoterapia. De comprobar si resulta una estrategia válida se encarga un estudio español, el Copérnico, desarrollado por MedSIR; compañía internacional de investigación creada en España, y con sede en Barcelona, y aprobado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) hace unos días.

Es un trabajo muy distinto a toda la línea de investigación actual. Por eso mismo ha despertado interés y levantado críticas casi a partes iguales”, explica Javier Cortés, oncólogo médico y uno de los promotores del estudio. “Ahora mismo podemos decir que hay dos líneas de investigación: por una parte los antivirales y por otro medicamentos que frenen la inflamación (los anti IL-6 y corticoides). Nuestra hipótesis parte de que sabemos que los linfocitos en pacientes graves están bajos y, además, en muchos casos, bloqueados. Además, el 30 de marzo “The Lancet Respiratory Medicine” decía que el daño más importante en los tejidos no es tanto por la inflamación como por el tema viral. Y aunque haya mucha inflamación, el problema es que no somos capaces de matar al virus. Con lo cual la situación que se presenta es mucha carga viral, pocas defensas y encima, bloqueadas”, explica Cortés. Por eso, continúa, “nosotros, además del tratamiento estándar, vamos a añadir un fármaco que desbloquea a los linfocitos (en concreto a los CD8) que son los encargados de nuestras defensas, porque creemos que puede mejorar el pronóstico de la enfermedad si estimulamos a los linfocitos T y los desbloqueamos”.

Se ha puesto en marcha en seis hospitales españoles: dos en Madrid, dos en Barcelona y dos en Valencia donde se van a reclutar 24 pacientes. Será en aquellos que hayan empeorado después de recibir el tratamiento estándar (y que han agotado las alternativas terapéuticas disponibles), es decir, pacientes graves previos a su ingreso en UCI. “Es una prueba de concepto. Si los resultados son positivos se ampliará con más”, explica Cortés.

Campaña para recaudar fondos

El fármaco utilizado en cuestión es un viejo conocido (como en la mayoría de casos) que se emplea en numerosos tipos de cáncer: mama, vejiga, pulmón... Se trata de la inmunoterapia pembrolizumab. Pero, advierte, no cuenta con el apoyo de ninguna empresa farmacéutica: “Lo tenemos que pagar todo nosotros”, dice Cortés. Y las inmunoterapias no son precisamente baratas. Por eso han puesto en marcha una campaña para buscar fondos: “Necesitaremos 400.000 euros y llevamos ya recaudados 49.900, pero donde no lleguemos, lo pondremos nosotros para que siga adelante”, asegura Cortés.

En Francia están desarrollando un un estudio con la misma hipótesis pero empleando otra inmunoterapia (nivolumab) pero de momento tampoco tiene datos. Los resultados del trabajo español se esperan para la segunda quincena de mayo.