Casi doscientas residencias de ancianos han sido intervenidas

Más de la mitad de los 19.130 muertos por coronavirus han fallecido en geriátricos o asilos desde el comienzo de la pandemia

La cifra es lo bastante elocuente como para desatar la alarma. Casi 200 residencias de ancianos de toda España han sido intervenidas por las comunidades autónomas debido a las desorbitadas cifras de fallecidos a causa del coronavirus, la mayor parte de ellas, en la Comunidad Valenciana, Asturias y Madrid, que suman entre las tres 162 asilos y geriátricos intervenidos. Y un dato estremecedor: de los 19.130 muertos registrados hasta el día de ayer en España por este mal, más de la mitad han fallecido en residencias de ancianos, que son los grandes focos de contagio de la enfermedad.

En la Comunidad de Madrid hay 13 residencias de mayores intervenidas por el Ejecutivo autonómico que preside Isabel Díaz Ayuso, todas ellas a causa de la crítica situación que atravesaban por el elevado número de ancianos fallecidos o infectados por el Covid-19. Entre las 13 suman casi 500 ancianos muertos desde el pasado 8 de marzo. Se trata de DomusVi, de Alcalá de Henares, Sergesa Boadilla del Monte, Vitalia Leganés, Casaquinta Ciempozuelos, Isabel la Católica-La Ventilla, Fundación Reina Sofía Alzhéimer, Monte Hermoso Madrid, Residencia de Usera, La Purísima Concepción, Geriatel Rivas, Orpea Santo Domingo, Santa Teresa Jornet y Santísima Virgen y San Celedonio.

La intervención supone que cada gobierno autonómico nombra a uno o varios funcionarios para dirigir y coordinar el centro de mayores, garantizando la aplicación de los protocolos de seguridad y la supervisión médica de los internos. Semanalmente, en la mayoría de los casos, esos inspectores elevan un informe a las autoridades sanitarias en el que dan cuenta de todas esas incidencias y de las carencias y deficiencias detectadas en cada establecimiento. El pasado 12 de marzo, el Ejecutivo madrileño se comprometió a medicalizar todas las residencias de la comunidad para que los ancianos recibieran atención médica «in situ», pero hasta la fecha apenas han recibido un pequeño número de respiradores.

En diferentes grados

La Comunidad Valenciana se lleva la palma en este siniestro escalafón, con 97 centros de mayores intervenidos por coronavirus: 61, en Valencia, 20, en Alicante y 16, en Castellón. La consejera de Sanidad, Ana Barceló, aseguró este pasado miércoles que «todas las residencias de la Comunidad Valenciana están intervenidas, aunque en diferentes grados». Asturias es la segunda comunidad con más residencias bajo control, 52 en total, de las que 37 son privadas. En Aragón hay cinco residencias intervenidas por el Gobierno autonómico, y en algunos casos ha sido el propio centro el que ha pedido quedar bajo la supervisión del Ejecutivo regional por falta de medios, como la Virgen del Pilar de Zaragoza.

En Cataluña hay casi 1.500 mayores fallecidos hasta la fecha en residencias de la tercera edad, y son 158 los centros que registran casos positivos de coronavirus. Además, de los 75.000 trabajadores empleados en asilos catalanes, casi 3.500 han contraído la enfermedad o permanecen aislados. La Generalitat, sin embargo, no ha facilitado la cifra de residencias intervenidas. Tan solo trascendió que la primera que quedó bajo el control del Ejecutivo que preside Quim Torra fue la de Ballús de Vals, en Tarragona. A ésta le siguieron la residencia de Sant Adrià de Besòs, en Barcelona, y la de Premià de Mar, también en la capital catalana.

El goteo de casos en el resto de Comunidades Autónomas es interminable y dificulta el recuento total. Además, el Ministerio de Sanidad sigue sin ofrecer información oficial sobre el número de residencias intervenidas, ya que hay comunidades (tres, según Sanidad, que no ha querido identificarlas) que aún no han comunicado esos datos, pese a que estaban obligadas a hacerlo antes del 8 de abril. Los centros de mayores, a su vez, deben informar diariamente a los gobiernos regionales acerca del número de fallecimientos y bajas de personal, pero luego cada Comunidad procesa esos datos con diferentes criterios. En Andalucía, por ejemplo, solo se reportan los casos confirmados por test; Cataluña excluye a los que han fallecido en sus domicilios; Aragón y Castilla y León ofrecen datos globales que incluyen residencias de ancianos y centro de discapacitados...

Sindicatos del sector consultados por LA RAZÓN sostienen que hay Comunidades Autónomas que apenas han intervenido residencias de ancianos porque no cuentan con personal especializado ni con materiales de protección suficientes. Las mismas fuentes coinciden en señalar que la atención a los ancianos en muchas residencias, especialmente las privadas, es muy deficiente, debido, sobre todo, a que están poco medicalizadas, a la escasez de personal, la suciedad, el abandono, una alimentación de baja calidad o la falta de información a los familiares. «No es infrecuente encontrarte con residencias en las que una sola enfermera tiene a su cargo a 20 ancianos para darles de comer, limpiarlos, vestirlos, acostarlos...», apuntan.

Ocultar muertes

Algunas empresas, según las mismas fuentes, tienen residencias de ancianos intervenidas en varias Comunidades Autónomas. Es el caso de la cadena privada DomusVi, que cuenta actualmente con cinco centros para mayores controlados por cuatro: Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia. Se trata de las residencias de Alcoy (Alicante), Espartales (Madrid), Ca N’Amell (Barcelona), Barreiro (Vigo, Pontevedra) y Aldán, también en Pontevedra. La de Ca N’Amell, en la localidad barcelonesa de Premià de Mar, ha sido intervenida por ocultar a las autoridades la muerte de dos ancianos.

En cuanto a la mortalidad se refiere, más de la mitad de los 19.130 muertos por coronavirus en toda España hasta el día de ayer han fallecido en centros de mayores y geriátricos; concretamente, unos 10.500. Solo en la Comunidad de Madrid hay registradas cerca de 5.000 defunciones por coronavirus o por síntomas compatibles con el Covid-19; en Cataluña, la cifra de decesos por las mismas causas se acerca a los 1.500 casos, y en Castilla y León, la tercera Comunidad más afectada, la cifra es muy similar a la de Cataluña. Entre los casos más llamativos está la residencia de Arroyo de la Encomienda, en Valladolid, con 60 muertos; la Residencia Asistida de Segovia, con 56; El Cuartillo, en Cáceres, también con 56; Virgen del Camino, en León, con 54, y Vitalia Leganés, en Madrid, con 50.