Sanidad pagó 22 euros por cada bata china cuando las españolas costaban 0,2

El litro de gel, siete euros más caro. Es el sobrecoste que abonó el Ingesa a una empresa asiática

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) ha sido uno de los protagonistas de la política de compras acometida por el Ministerio de Sanidad durante la pandemia. Una de las primeras decisiones de su titular, Salvador Illa, fue la de centralizar desde el 5 de marzo la adquisición de suministros en el organismo que hoy ocupa la antigua sede del Insalud en la madrileña calle de Alcalá.

Desde entonces, ha estado envuelto en la polémica por dos motivos: su lentitud a la hora de moverse en los mercados internacionales para adquirir materiales y equipos de protección, lo que llevó a Hacienda y a otros ministerios a intervenir en las compras a mediados de marzo, y las irregularidades destapadas en varias de las compras que sí llegaron a materializarse.

Según datos en poder de LA RAZÓN, el Ingesa, dirigido por Alfonso Jiménez Palacios, ha suscrito 41 contratos entre el 10 de marzo, antes de declararse el estado de alarma, y el 17 de abril. Se trata de acuerdos para la adquisición de batas, geles y otros productos. En algunos de ellos, las diferencias de precios pagados son gigantescas. De acuerdo con la misma información, esto ha ocurrido con las batas. Las empresas españolas contratadas venden al Ingesa este tipo de ropa sanitaria, ya sea impermeable o desechable, con precios que oscilan entre los 0,27 y los 1,86 euros la unidad, mientras que las chinas han costado al erario público entre 15,58 y 22,07 euros. Se trata de una horquilla máxima de 21,8 euros.

Uno de los contratos, del 23 de marzo, se suscribe con Suministros Hospitalarios, S.A. El importe es de 168.705,46 euros por la entrega de 606.200 batas protectoras desechables, siendo el precio unitario de 0,278 euros. Cuatro días más tarde, el Ingesa sella un acuerdo con Weihai Textile Group Import&Sport Co. Ltd por un importe de 11,03 millones de euros, a cambio de 500.000 batas protectoras desechables. El precio unitario alcanza los 22,07 euros. Salieron 21,8 euros más caras.

Las diferencias son colosales también si se comparan los contratos sellados por ejemplo con la empresa Medline International Iberia SL, con otra extranjera como China National Instruments Import & Export Group Corporation. En la primera, el importe de cada bata impermeable es de 0,32 euros. En la segunda, el precio unitario de cada bata protectora desechable es de 15,584 euros, a tenor de los contratos suscritos. ¿Hubo intermediaros? Se desconoce todavía.

Estas diferencias no se ciñen sólo a las compras de batas. También afectan a otros productos como los geles higienizantes, que son geles de manos desinfectantes. De acuerdo con la información en poder de este periódico, hay dos adjudicatarios de los mismos. La empresa española Mixer & Pack, S.L., y la china Shandong Liangfu Pharmaceuticals Co. Ltd.

La primera fue contratada el 19 de marzo, y la segunda el 26 del mismo mes. Ingesa pagó a la primera 3,058 euros por litro de gel desinfectante. En el caso de la segunda, el coste de cada litro ascendió a 10,832 euros. Se trata de un precio 354% más elevado. Fuentes sanitarias explican que si todo el gel se hubiera pagado al precio que cobró la empresa española, el Estado podría haber ahorrado 730.000 euros.