Coronavirus

España ha tratado al 86% de los enfermos por Covid con hidroxicloroquina, el fármaco suspendido por la OMS

Se ha empleado de manera masiva en los hospitales españoles y según los médicos internistas no se han encontrado riesgos, pero tampoco beneficios

Thumbnail

Asegura el presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna, Ricardo Gómez, que ya se conoce mucho del coronavirus, pero que aún más es lo que se desconoce. Por ejemplo, los efectos de la hidroxicloroquina, un antipalúdico y antimalárico, como tratamiento para la Covid-19. Este fármaco ampliamente conocido resurgió de la botica cuando los médicos chinos de Wuhan aseguraron que acortaba la enfermedad y mejoraba el pronóstico de los pacientes que desarrollaban cuadros de neumonía. No obstante, el espaldarazo definitivo vino del virólogo francés Didier Raoul, uno de los que asesora a Macron, al publicar un estudio a principios de marzo en el que aseguró haber dado con el combo mortal contra el Sars-Cov-2 : la mezcla de la hidroxicloroquina con un antibiótico, la azitromicina.

Entonces el brote estaba en su máximo apogeo en Europa y todos los países quisieron hacer acopio de él, aunque tuvieron problemas porque las reservas eran limitadas. Después del boom inicial, con el tiempo se rebajaron las expectativas. Varias investigaciones científicas como las realizadas por médicos franceses o las publicadas en la revista británica BMJ, descartaron su eficacia para tratar este virus. Y, ahora, directamente, se duda de su seguridad. Un estudio publicado en «The Lancet», a partir de su uso en 96.000 pacientes con Covid de centenares de hospitales, concluye que Por eso, la OMS decidió el lunes suspender temporalmente los ensayos clínicos con este fármaco y Francia derogar el decreto que autoriza su empleo, haciéndose eco también de las dudas expresadas por el Consejo Superior de Salud Pública y la Agencia del Medicamento.

En España, de momento, esa opción no se contempla. Según el primer registro clínico nacional sobre Covid-19, elaborado por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), el 85,7% de los pacientes hospitalizados ha sido tratado con este antipalúdico y, según su presidente, Ricardo Gómez, «de forma preeliminar, porque su seguridad está pendiente de estudios estadísticos más finos, no se ha encontrado una relación ni de beneficio ni de riesgo». Gómez insiste en llamar a la calma: «Nos preocupa que se haya generado una alarma social con la hidroxicloroquina, porque se utilizada de forma habitual para tratar enfermedades sistémicas como el lupus. Sus efectos adversos se han revisado durante más de 20 años y su riesgo es bajo». Entre los principales están dolor de cabeza, mareos, dolor de estómago y sarpullidos. Se trata de un medicamento bien tolerado, que puede provocar en algún caso problemas cardíacos, aunque de forma marginal. Gómez reconoce, no obstante, que para saber cómo se comporta en neumonías por Covid «hacen falta estudios más a fondo». Sobre el informe de «The Lancet», aclara que se trata de estudio que no establece una causa-efecto. «La alta mortalidad en los pacientes tratados con hidroxicloroquina que describe el estudio no se sabe si es por la propia situación basal del paciente o por el fármaco en sí, pero llama la atención que la mayoría de los 90.000 analizados tuviera cuadros clínicos graves con necesidad de respiración mecánica, como se informa en la letra pequeña», apunta el presidente de la SEMI.

Mortalidad del 21%

En nuestro país, esta organización han analizado varios aspectos del virus a partir del análisis de más de 12.000 pacientes hospitalizados en toda España. Así, han desvelado que la media de edad es de 69,1 años y que las comorbilidades más frecuentemente han sido: hipertensión (50,2%), dislipidemia (39,7%) y diabetes mellitus (18.7%). Los síntomas informados a la llegada del hospital fueron fiebre (86,2%) y tos (76,5%), El 31,5% de los pacientes españoles, según este análisis, desarrolló dificultad respiratoria y la mortalidad fue del 21,1%, con un marcado aumento en función de la edad.

En este estudio la SEMI pone de relieve que casi el 90% delos hospitalizados fue tratado con hidroxicloriquina y, según aseguran su presidente en nuestro país «ni se va a prohibir su uso ni se van a parar los ensayos nacionales puestos en marcha con este compuesto». Uno de ellos es el que dirige el infectólogo Oriol Mitjà, en pacientes en fase vítica inicial y a sus contactos de forma preventiva; o el que encabeza el propio Ricardo Gómez, de profilaxis en residencias de ancianos. «Hasta que no haya una vacuna es muy importante explorar fármacos que prevengan o atenúen la enfermedad en colectivos vulnerables como los ancianos», apostilla. El médico recuerda son ensayos clínicos muy controlados y que no se puede preconizar su uso indiscriminado, porque «ningún medicamente es inocuo».