Confirman que los anticuerpos del catarro protegen más a los niños frente a la Covid

Los menores tienen anticuerpos reactivos al SARS-CoV-2 en la sangre, a pesar de no haber estado infectados

Los anticuerpos del catarro permanecen en la sangre durante un período después de la infección y, en el caso de una reinfección, pueden volver a combatir el virus, sobre todo en los menoresIñaki BerasaluceEuropa Press

Los datos de la pandemia evidencian que los menores cuentan con un fuerte escudo frente al SARS-CoV-2, ya que su nivel de contagio y gravedad es muy inferior al de los adultos. Ahora, investigadores del Instituto Francis Crick y el University College de Londres han descubierto que algunos anticuerpos, creados por el sistema inmunológico durante la infección por coronavirus del resfriado común, también pueden atacar el SARS-CoV-2 y pueden conferir cierto grado de protección contra la nueva cepa viral.

En respuesta a la infección por un virus, el sistema inmunológico crea anticuerpos para ayudar a combatirlo. Estos anticuerpos permanecen en la sangre durante un período después de la infección y, en el caso de una reinfección, pueden volver a combatir el virus. En su artículo, publicado en la revista científica Science, los científicos encontraron que algunas personas, especialmente los niños, tienen anticuerpos reactivos al SARS-CoV-2 en la sangre, a pesar de no haber estado nunca infectados con el virus.

Anticuerpos en la sangre

Según apuntan los investigadores, es probable que estos anticuerpos sean el resultado de la exposición a otros coronavirus, que causan un resfriado común y que tienen similitudes estructurales con el SARS-CoV-2. En concreto, los científicos hicieron este descubrimiento mientras desarrollaban pruebas de anticuerpos altamente sensibles para Covid-19 y compararon la sangre de pacientes con Covid-19 con pacientes que no habían tenido la enfermedad. Sorprendentemente, encontraron que algunas personas que no habían estado expuestas al SARS-CoV-2 tenían anticuerpos en la sangre que reconocerían el virus.

Para confirmar sus hallazgos, los investigadores analizaron más de 300 muestras de sangre recolectadas antes de la pandemia, entre 2011 y 2018. Casi todas las muestras tenían anticuerpos que reaccionaban con los coronavirus del resfriado común, lo que era de esperar dado que todos han estado expuestos a estos virus en algún momento de sus vidas. Sin embargo, una pequeña fracción de los donantes adultos, aproximadamente 1 de cada 20, también tenía anticuerpos que reaccionaban de forma cruzada con el SARS-CoV-2, y esto no dependía de una infección reciente con un coronavirus del resfriado común. En particular, estos anticuerpos de reacción cruzada se encontraron con mucha más frecuencia en muestras de sangre tomadas de niños de 6 a 16 años.

Kevin Ng, autor principal y estudiante de posgrado en el Laboratorio de Inmunología Retroviral en Crick confirma que "estos resultados muestran que los niños tienen muchas más probabilidades de tener estos anticuerpos de reacción cruzada que los adultos. Se necesita más investigación para comprender por qué esto es así, pero podría deberse a que los niños estén expuestos con mayor regularidad a otros coronavirus. Estos niveles más altos que observamos en los menores también podrían ayudar a explicar por qué tienen menos probabilidades de enfermarse gravemente con Covid-19. Sin embargo, todavía no hay evidencia de que estos anticuerpos prevengan la infección o la propagación del SARS-CoV-2”.

En el laboratorio, los investigadores probaron los anticuerpos que encontraron en la sangre de personas no infectadas para confirmar que pueden neutralizar el SARS-CoV-2. Descubrieron que los anticuerpos de reacción cruzada se dirigen a la subunidad S2 de la proteína de pico en la superficie del virus.

Clave para el diseño de vacunas eficaces

George Kassiotis, autor principal y director del Laboratorio de Inmunología Retroviral en Crick asegura que “el pico de este coronavirus está formado por dos partes o subunidades, que realizan diferentes funciones. La subunidad S1 permite que el virus se adhiera a las células y es relativamente diverso entre los coronavirus, mientras que la subunidad S2 permite que el virus entre en las células y es más similar entre estos virus. Nuestro trabajo muestra que la subunidad S2 es suficientemente similar entre los coronavirus del resfriado común y el SARS-CoV-2 para que algunos anticuerpos actúen contra ambos. Anteriormente se pensaba que solo los anticuerpos contra el S1 podían bloquear la infección, pero ahora hay buena evidencia de que algunos anticuerpos contra el S2 pueden ser igualmente efectivos. Esto es emocionante, ya que comprender la base de esta actividad podría conducir a vacunas que funcionen contra un variedad de coronavirus, incluidas las cepas del resfriado común, así como el SARS-CoV-2 y cualquier cepa pandémica futura”, asegura.

Pero hay que trabajar con cautela, ya que los investigadores reconocen que "es importante enfatizar que todavía hay muchas incógnitas que requieren más investigación. Por ejemplo, ¿cómo se modifica exactamente la inmunidad a un coronavirus por la exposición a otro? ¿O por qué esta actividad disminuye con la edad? En ningún caso las personas que han tenido un resfriado recientemente deben pensar que son inmunes al Covid-19 ", advierten los autores.

La investigación no cesa. De hecho, ahora se está llevando a cabo un gran estudio, en asociación con investigadores del Imperial College London y University College London, para descubrir el papel que desempeñan los diferentes anticuerpos y otras defensas inmunitarias en la protección contra la Covid-19 y la gravedad de las enfermedades.