Clece incorpora en sus centros la telemedicina, innovación al servicio de la salud

Desde hace un tiempo, algunas residencias de Clece han incorporado su servicio de Telemedicina, una práctica innovadora y complementaria a los servicios de salud pública que permite que aquellas personas en centros de zonas más despobladas y de más difícil acceso tengan una atención personalizada, inmediata y frecuente

La telemedicina es un complemento innovador de atención sanitaria en las residencias rurales.
La telemedicina es un complemento innovador de atención sanitaria en las residencias rurales.Diego SánchezLa Razón

La cada vez mayor despoblación de algunas zonas de nuestro país hace que la situación de las personas mayores que viven en ellas sea cada vez más difícil a la hora de recibir servicios básicos. Este es a veces el caso de la atención primaria, una prestación que, en el medio rural, puede resultar más costosa que en las grandes ciudades debido a la falta de personal que pueda trasladarse diariamente a cada centro.

Gracias a la tecnología, sin embargo, es posible revertir esta situación. En Clece, tras la apuesta tecnológica durante el confinamiento para mantener a los residentes conectados con sus familiares cuando no estaban permitidas las visitas, han querido dar un paso más allá y han puesto en marcha el servicio de telemedicina.

¿En qué consiste la telemedicina?

Aunque está en marcha desde hace unos meses, la telemedicina es una iniciativa novedosa que se contemplaba por parte de Clece, incluso, antes de la pandemia.

Como cuenta José Manuel Millán, delegado de Servicios Sociales en Castilla y León, este innovador servicio sirve de “complemento de atención sanitaria en nuestras residencias rurales”. Y añade: “Es novedoso porque las residencias rurales suelen ser las más pequeñas y suelen tener los servicios más limitados, también en la sanidad pública”.

Con la telemedicina se da cobertura sanitaria a los centros, a través de dos tipos de funcionalidades. Por un lado, poniendo a médicos en remoto a disposición de las residencias, para atender en cualquier momento cualquier duda que pueda surgirle a los profesionales del centro. Por otro, ofreciendo la posibilidad de hacer una consulta programada entre un residente y un médico a través de videollamada.

En ambos casos, el residente es asistido en todo momento por un auxiliar del centro en el que está, quien vela porque la comunicación sea completa y fluida.

Colaborando con la atención primaria

Se trata de un servicio que está teniendo muy buena acogida por todas las personas a las que engloba: residentes, personal sanitario de residencias y profesionales de la salud pública. La idea por parte de Clece es la de ir implantando progresivamente este servicio en todas las residencias que gestiona, para mejorar y dinamizar la atención a los residentes.

Para implementar este servicio, la empresa ha mantenido reuniones con aquellos médicos de cabecera de los centros de salud que les corresponden a los residentes que disfrutan de este servicio. En esos encuentros, los profesionales sanitarios de los centros públicos han podido conocer de primera mano los beneficios de este tipo de servicio, al cual han acogido con gran agrado.

Y es que con el servicio de telemedicina, es posible llevar a cabo una labor mucho más amplia. Aída Quintero es una médico de la residencia CleceVitam Patio de los Palacios y, además, presta el servicio de telemedicina en otras dos residencias. Para ello, nos cuenta, se reservan ciertos días a la semana para ver pacientes de estos otros centros y tener las consultas telemáticas que necesitan.

“Tenemos pantallas dinámicas para ver a los residentes con detalle y darles una atención inmediata”, comenta Quintero. “Revisamos los tensiómetros, sus tratamientos, escuchamos sus necesidades… Y se sienten mucho más tranquilos”. Y es que, en palabras de esta profesional médica, los mayores se han adaptado fácilmente a la tecnología: “Al principio les resultaba extraño hablar con un médico en una pantalla, pero se acostumbraron enseguida” añade.

Además de las pantallas de estos despachos médicos, han incorporado otras innovaciones tecnológicas: “Hemos dotado a los centros de unos dispositivos que digitalizan la toma de constantes de los usuarios para que cualquier auxiliar pueda conocer la saturación de oxígeno, la tensión, etc.” comenta Millán. Estos datos son enviados por Wifi al expediente médico del usuario y facilitando así una información completa y detallada.

“Este servicio nos permite estar enfocados no solo a la atención de problemas puntuales de salud, sino a dar aporte puntual en aquellos casos necesarios que mejoren el seguimiento de cada residente”, comenta Juan Carlos Llanes, director de Prevención de Riesgos Laborales de Clece. “Así, a través de una atención médica extra, podemos dar un soporte médico adecuado a las inquietudes que puedan surgir entre nuestros trabajadores”.

En el caso de realizar algún tipo de prescripción nueva, los médicos de Clece lo consultan con los médicos de cabecera de la salud pública, que son los que autorizan estos cambios. Esto supone un aspecto muy positivo para la atención primaria, ya que descongestionan el servicio público y liberan mucho a los médicos que no pueden desplazarse con facilidad a aquellos pueblos menos accesibles.

No es solo una cuestión sanitaria

La España vaciada es un fenómeno que afecta a los habitantes de nuestros pueblos pequeños en varios aspectos, pero quizá el más fundamental es el disponer de forma inmediata atención sanitaria. Muchas veces, los ayuntamientos tienen verdaderos problemas a la hora de cubrir las plazas de los servicios públicos, debido a la falta de candidatos.

Son en estos pueblos donde, además, se encuentra gran parte de la población de edad avanzada, por lo que la presencia de centros de mayores aquí es esencial.

Y es que las residencias aquí se vuelven el epicentro de actividad en muchos casos. Se trata de los principales generadores de empleo de muchos pueblos, ya que cuentan con servicio de cocina, de limpieza, personal sanitario, auxiliares, celadores…

“Las residencias rurales dan un servicio magnífico en España”, comenta José Manuel Millán, “un servicio cercano a donde viven los familiares de estas personas mayores y que ayudan y crean mucho empleo. Por ello, es fundamental que se apoye al sector residencial en el medio rural, porque ayudan a vertebrar el territorio nacional y nuestro patrimonio y a construir la opción de país que deseamos”.

Con la tecnología, este apoyo y complemento a la atención inmediata de nuestros mayores es hoy posible gracias a la telemedicina.