Así es la cirugía de espalda menos invasiva que permite la recuperación inmediata

La endoscopia de columna avanzada soluciona problemas de manera segura e indolora con resultados inmediatos

Detalle de una cirugía realizada con la técnica de endoscopia de espalda
Detalle de una cirugía realizada con la técnica de endoscopia de espaldaNatalia Kachmar Natalia Kachmar

La pandemia de la Covid-19 ha jugado una mala pasada a la salud lumbar de los españoles. El confinamiento estricto, el teletrabajo y el aumento del sedentarismo han provocado un incremento de patologías de la espalda. Pero ahora es posible atajar estos problemas de una manera menos invasiva y con resultados más inmediatos gracias a la denominada técnica de endoscopia de columna avanzada, «que consiste en la utilización de una cámara y una óptica aproximadamente de tres milímetros de diámetro y los terminales láser para solucionar los problemas de columna», explica el Dr. Ghassan Elgeadi Saleh, jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud San José de Madrid, quien ha creado un equipo con más de 9.000 cirugías con éxito de esta tipología a nivel nacional e internacional.

Tal y como detalla el especialista, son varias las diferencias que existen entre la cirugía convencional y la cirugía ultra mínimamente invasiva. «Las más destacadas son la recuperación inmediata del paciente tras el procedimiento quirúrgico, pudiendo realizar una vida prácticamente normal desde el primer momento».

Pero eso no es todo, ya que «al no haber agresión al músculo ni a los ligamentos ni al sistema óseo de la columna vertebral, los riesgos quirúrgicos se reducen al mínimo, así como los dolores postoperatorios y los tiempos de convalecencia o baja laboral. Además, allá donde las cirugías convencionales no se pueden realizar porque suponen un alto riesgo para el paciente, habiendo muchísimos afectados que no se pueden operar, con esta técnica es posible abordar el problema de manera segura e indolora», detalla el especialista.

Las patologías más comunes de la columna vertebral tratadas mediante esta técnica son la hernia discal cervical, la hernia discal lumbar, la estenosis de canal, la artrosis facetaria, el esguince cervical, las lumbalgias mecánicas y también las infecciones vertebrales.

En este sentido, «cualquier paciente podría ser candidato a intervención mediante esta técnica mínimamente invasiva. Al minimizar la agresión a los tejidos y prácticamente anular el sangrado intra operatorio, así como que el propio procedimiento sea prácticamente indoloro, es viable que muchos afectados con patología cardiovascular o enfermedades sistémicas que contraindicarían una cirugía abierta puedan operarse de manera segura minimizando todos los riesgos tanto quirúrgicos como anestésicos», explica el doctor.

Los resultados de esta técnica, estudiados a corto y medio plazo, resultan muy buenos, sin requerir revisiones o nuevas cirugías por complicaciones. Así, tras la intervención, el seguimiento de visitas regulares de control se realiza al mes y a los tres meses. Además, «siempre recomendamos la realización de rehabilitación especializada para conseguir fortalecer la columna y que nuestros fisioterapeutas pueden enseñar a trabajar y a fortalecer sin hacernos daño», asegura Elgeadi Saleh.

Vida normal en 24 horas

Los pacientes operados con endoscopia de columna salen andando del hospital a las pocas horas de su intervención, lo que les permite retomar su vida casi con normalidad. «A partir de la semana les permitimos realización de ejercicios que no supongan impacto, como por ejemplo la bicicleta, la natación o ejercicios de fortalecimiento y mantenimiento en el gimnasio. Y a partir de las tres o cuatro semanas podríamos permitirles la realización de ejercicios de manera progresiva algo más agresivos», detalla el doctor Ghassan Elgeadi Saleh.