¿Qué es la braquiterapia de alta tasa en cáncer de próstata?

Entrevista a Walter Vázquez, médico adjunto del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid

MADRID.27/05/2021.
Hospital Jiménez Díaz . Doctor Vásquez para tu salud 
Rubén Mondelo
MADRID.27/05/2021. Hospital Jiménez Díaz . Doctor Vásquez para tu salud Rubén MondeloRuben MóndeloLa Razón

1. ¿Qué es la braquiterapia de alta tasa?

La braquiterapia de alta tasa de dosis es uno de los dos tipos de braquiterapia temporal. Se trata de un tratamiento de radioterapia para el cáncer que implica la colocación de material radiactivo directamente dentro del cuerpo, dentro o cerca del tumor, durante un tiempo específico, y su posterior retirada, de manera que no queda ningún material radiactivo en el cuerpo. En la braquiterapia de alta tasa de dosis se administra una alta cantidad de radiación al tumor en una breve sesión, que dura solo unos minutos. Debido a que la fuente radiactiva se coloca directamente en el tumor, el tejido sano cercano recibe una dosis menor de radiación, lo que significa que es menos probable que se dañe en comparación con otro tipo de radioterapia. Este tratamiento puede repetirse varias veces al día o varias veces durante una o más semanas, según el tipo de cáncer a tratar.

2. ¿Y qué la diferencia de la braquiterapia de baja tasa?

La braquiterapia de baja tasa de dosis implica la colocación de un material radiactivo dentro del cuerpo, dentro o cerca del tumor (semillas radiactivas, en el caso del cáncer de próstata). A diferencia de la braquiterapia de la alta tasa, este material queda de por vida en el interior del cuerpo y emite una dosis baja y constante de radiación hasta perder su actividad en torno a tres meses en el caso de semillas de Yodo-125.

3. ¿Desde cuándo se utiliza esta opción?

Se trata de una técnica que se ha utilizado en el tratamiento del cáncer de próstata desde los años 80, pero que ha ido alcanzando su máximo desarrollo en cuanto a tecnología y mejores resultados oncológicos durante los últimos diez años.

4. ¿Se emplea solo en cáncer de próstata o también en otros carcinomas?

Con esta técnica es posible tratar tumores de cabeza y cuello, piel, mama, esófago, pulmón, cuello uterino y, en nuestro caso, sobre todo en el cáncer de próstata.

5. ¿Qué requisitos debe cumplir el paciente para que se opte por esta alternativa?

En el caso de cáncer de próstata estaría indicada en los tumores de bajo riesgo, en los cuales se puede tratar con un mínimo de dos sesiones. En los estadios más avanzados estaría indicada en combinación con radioterapia externa, dando una sesión de braquiterapia de alta tasa de dosis, seguida de 15 sesiones de radioterapia externa.

6. ¿Qué ventajas aporta esta técnica respecto a la braquiterapia de baja tasa o a la radioterapia «convencional»?

Entre sus beneficios, en comparación con la radioterapia externa o braquiterapia de baja tasa de dosis, destacan: la reducción significativa de los días totales de tratamiento, disminuyendo las visitas al servicio de Radioterapia; que se realiza como procedimiento de Hospital de Día, por lo que el paciente se va a su domicilio el mismo día de su sesión de tratamiento; que permite la mejor conformación de la dosis, con lo que los tejidos cercanos al tumor reciben menor cantidad de radiación, lo que implica menos riesgo de efectos secundarios, y, además, que en combinación con radioterapia externa, permite aumentar al máximo la dosis en el tumor, con lo que es posible conseguir una mejor respuesta al tratamiento y mayores tasas de curación.

7. ¿Qué tasas de éxito aporta este nuevo procedimiento?

Diversos estudios y series han reportado tasas de supervivencia libre de progresión bioquímica de hasta el 85-100% en tumores de riesgo bajo y de hasta el 79-92% en tumores de riesgo alto, con tasas de supervivencia libre de metástasis superiores al 95% a los ocho años y una supervivencia global superior o igual al 95%, según muestran las últimas investigaciones.

8. ¿Cuáles son los efectos secundarios que puede provocar esta braquiterapia de alta tasa de dosis?

Los posibles efectos secundarios que podemos encontrar en el tratamiento de tumores de próstata pueden ser: dificultad para comenzar a orinar; necesidad urgente de orinar; dolor o malestar al miccionar; necesidad de orinar por la noche o la aparición de sangre en la orina.

9. ¿Su uso es algo todavía pionero en nuestro país?

Cada vez son más servicios los que van incorporando la técnica a sus opciones de tratamiento debido a la seguridad, comodidad y control de la enfermedad que aporta. Está opción se continúa consolidando como técnica combinada con radioterapia externa, así también como en monoterapia, siendo en este caso como mínimo dos las sesiones de tratamiento.

10. ¿Está previsto ampliar su uso en otros hospitales?

Hemos comenzado a realizar tratamientos con esta técnica en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid y también se han adquirido los equipos y el software necesarios para realizarla en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles (en donde está previsto comenzar a tratar a los primeros pacientes en breve), así como en el Hospital Universitario Infanta Elena y el General de Villalba. Y también se realiza ya en otros centros de Quirónsalud, en Torrevieja y Barcelona.