Guías

Consejos y remedios caseros para aliviar una picadura de avispa

Las personas sin alergia pueden soportar entre 1 y 25 picaduras sin sufrir los efectos tóxicos del veneno. La dosis letal se alcanza con las 100 picaduras en niños o 500 para los adultos

Las avispas, a diferencia de las abejas, no sueltan el aguijón al picar para defenderse
Las avispas, a diferencia de las abejas, no sueltan el aguijón al picar para defenderse

Que las abejas y avispas causan temor es un hecho. Sus picaduras son dolorosas y su mera presencia altera la tranquilidad de muchas personas, pero estos insectos solo pican en defensa propia o para proteger a su colmena. Entre mayo y septiempre son los meses de mayor actividad, siendo julio y agosto, en pleno verano, cuando más picaduras se producen.

Para las personas que no son alérgicas a su veneno, las picaduras de avispa y de abeja no son un gran peligro. Es un momento desagradable que no siempre se puede evitar, por lo que hay que estar preparados para saber cómo aliviar el picor y el dolor que causa su veneno.

Síntomas

Las picaduras de avispa y abeja son dolorosas. Tras clavarle el aguijón en inyectarle el veneno se produce una reacción en la piel “que generalmete es de corta duración, con enrojecimiento e hinchazón alrededor del sitio de la picadura, de un diámetro menor de 10 cm”, según explica la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic). El dolor puede ser más o menos intenso en función de la parte del cuerpo e irá seguido de un picor que puede alargarse durante horas. Estas reacciones aparecen inmediatamente después del a picadura y suelen disminuir de intensidad a las pocas horas.

También se pueden producir otras reacciones más severas, como la inflamación de la zona alrededor de la picadura. Esta respuesta podría permanecer durante más de 24 horas y estaría acompañada de dolor, picor, enrojecimiento y endurecimiento.

Las personas con buena salud y sin alergia al veneno de abeja o avispa pueden soportar entre 1 y 25 picaduras. La Seaic explica que los efectos tóxicos aparecen a partir de 50 picaduras y podrían afectar ala piel,músculos, riñon, hígfado, sistema nervioso y podrían producir alteraciones de la coagulación y ruptura de los glóbulos rojos. La dosis letal de veneno se alcanza con las 100 picaduras en niños o 500 para los adultos.

Para los alérgicos una picadura es suficiente para producir una reacción grave, con síntomas como ronchas, habones, dificultad para respirar o mareo. En estas situaciones se debe recibir atención médica de forma urgente, ya que al administrar un tratamiento con rapidez será mucho más eficaz. Habitualmente se administra adenalina y otros fármacos, como antihistamínicos o corticoides.

Cómo tratar una picadura de avispa paso a paso

Las avispas no sueltan el aguijón al picar, por lo que no es necesario retirarlo de la piel. Si la picadura es de abeja, hay que extraer el agujón con cuidado. Cuanto antes lo saque, mejor, ya que así evitará que entre en su cuerpo todo el veneno que el insecto acumula en el saco.

El siguiente paso es limpiar la zona de la picadura con agua y jabón y aplicar hielo sobre ella. Tape un cubito de hielo con un paño limpio y colóquelo sobre el área durante unos diez minutos. Deje descansar el picotazo durante un tiempo y vuelva a aplicar frío. Las personas con problemas circulatorios deben tener especial precaución en este paso y reducir la exposición al frío.

Si le ha picado en la mano, la muñeca o en el cuello, quítese la joyería para evitar que se quede atrapada por el hinchazón. Aflójese la ropa si le ciñe la parte del cuerpo donde le ha picado el insecto.

A falta de un medicamento específico para trata las picaduras de avispas o abejas, existen una serie de remedios caseros que pueden aliviarle el picor y dolor. El hielo ayuda a aliviar los síntomas y su acción se puede complementar con un poco de zumo de limón para contrarrestar el efecto del veneno.

También es útil cubrirse el picotazo con barro si se está fuera de casa y no dispone de otros remedios caseros, como el ajo, vinagre, cebolla o perejil. El aloe vera o el amoniaco son otras de las opciones para calmar el dolor y el picor. Además, aplicar una mezcla de bicarbonato y agua ayuda a aliviar las molestias de la picadura. Eso sí, si utiliza alguno de estos remedios caseros, asegúrese después de desinfectar la zona.

Cómo evitar las picaduras de avispa

Las picaduras de avispa o abeja no suponen un gran riesgo más allá del dolor local que producen, pero todo el mundo quiere evitarlas. Además, para los alérgicos sí son una verdadera amenaza. La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica ha lanzado una serie de consejos para evitar las picaduras.

  • Evitar acercarse a avisperos o panales de abejas. Si se topa con uno de manera accidental, aléjese sin realizar movimientos bruscos.
  • Si el insecto se posa sobre usted, no intente espantarlo o matarlo porque podría picarle al intentar defenderse. En su lugar, permanezca quieto y muévase lentamente hasta que la avispa o abeja se marche.
  • A estos insectos les encantan las bebidas azucaradas, la comida, la fruta y las superficies de agua tranquilas. Preste especial atención a su alrededor en estas situaciones.
  • Sacuda la ropa antes de ponérsela si la ha dejado en el suelo.
  • No camine descalzo en lugares con flores.
  • A estos insectos les atraen los colores llamativos y los perfumes. Lleve prendas de colores más discretos.
  • Cuando una avispa pica libera una feromona que atrae al resto de la colonia para defenderse. Si recibe un picotazo, márchese del lugar lo antes posible para evitar un ataque masivo