Una crema solar que protege contra el sol y las medusas

Su composición confunde al animal y hace que identifique que está tocando a otra, de forma que las células urticantes no se activan

Llegada de medusas a la costa
Llegada de medusas a la costaFUNDACIÓN DESCUBRE. FUNDACIÓN DESCUBRE.

Las medusas que cada verano llegan a las costas españolas bien pueden arruinar un perfecto día de playa. Las temperaturas suaves de este 2021 hacen prever un verano similar o, incluso, con mayor volumen de este animal marino que el registrado en 2020, debido al estado del agua y a la tropicalización del océano Atlántico y del mar Mediterráneo, ya que favorece la abundancia de fitoplancton, su alimento principal.

Además de este animal acuático, a las playas españolas también llegan carabelas portuguesas cuyas células urticantes pueden afectar seriamente al ser humano. A diferencia de las medusas, que suelen moverse bajo el agua impulsadas por las corrientes, la carabela portuguesa se desplaza sobre la superficie gracias a un flotador relleno de gas que parece una vela de barco y al que debe su nombre.

Las picaduras de medusa se caracterizan por provocar dolor, picor intenso, enrojecimiento e inflamación de la zona afectada. También se producen eritema y habones urticariales, que en algunos casos más graves pueden evolucionar a ulceración y necrosis. Posteriormente, también pueden aparecer síntomas similares a los producidos por una quemadura. Por ello, la primera recomendación si ve una es evitarla, obviamente, pero el problemas es que muchas veces esto no es posible. Para esta situaciones, y como más vale prevenir que curar, existe una crema solar que protege al mismo tiempo de los efectos perjudiciales de los rayos del sol y de las picaduras de medusas en la piel.

Protección contra las picaduras

La composición la crema en cuestión, llamada “Safe Sea”, incorpora una sustancia exclusiva que actúa como inhibidora del mecanismo de defensa de la medusa, evita su picadura y los riesgos asociados al contacto con la piel. Esta sustancia fue desarrollada y patentada por un equipo de científicos de Nidaria Technology Ltd. a raíz de la observación de la capacidad del pez payaso de ocultarse entre los tentáculos de la anémona de mar y evitar la picadura de esta especie, que pertenece al mismo filo que las medusas, tal y como explican desde la compañía.

“La inhibición de la picadura es posible gracias a que ‘Safe Sea’ libera unos polisacáridos que confunde a la medusa y hacen que ésta identifique que está tocando a otra medusa, con lo que las células urticantes no se activan”, mantiene explica Enric Sendil, CEO de Safe Sea.

Este es, dicen desde la compañía, el único producto que ha sido probado y demostrado ser eficaz contra las medusas. Esto incluye pruebas clínicas y ensayos en varios centros médicos que se llevaron a cabo en ortigas de mar en la Universidad del Hospital de Stanford, las medusas de caja en el Centro Médico Bert Fish en Florida, y Rhopilema (medusas médicas tóxicas) en el Hospital Rambam, de Israel.

Todas las pruebas demostraron que Safe Sea proporciona una protección eficaz contra las picaduras de medusas y que proporciona protección contra la medusa Carabela portuguesa, la avispa de mar o medusa de caja. Todo esto demuestra que Safe Sea es eficaz con medusas comunes e, incluso, medusas peligrosas.