Sociedad

Estudio

Hacer ejercicio de forma regular con pesas también alarga la vida

Si se combina con ejercicio aeróbico todavía más, sobre todo en el caso de las mujeres

Hacer ejercicio de forma regular con pesas también alarga la vida
Hacer ejercicio de forma regular con pesas también alarga la vidalarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

El ejercicio físico reduce los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la obesidad o la diabetes. De ahí que, según la Fundación Española del Corazón (FEC), las personas que hacer ejercicio de forma regular tienen una expectativa de vida tres años mayor que el resto.

Pues bien, ahora un nuevo estudio concluye que realizar ejercicio regular con pesas está relacionado con un menor riesgo de muerte por cualquier causa, salvo el cáncer.

Además, asegurarse de que la rutina de ejercicio semanal incluye tanto pesas como actividades aeróbicas (como andar, correr, nadar o montar en bicicleta), puede ser aún mejor para una vida más larga.

El estudio, publicado en “British Journal of Sports Medicine”, es una investigación realizada en adultos mayores.

Las pautas actuales sobre actividad física para todos los adultos recomiendan realizar al menos 150 minutos semanales de actividad aeróbica de intensidad moderada o un mínimo de 75 minutos de actividad aeróbica de intensidad vigorosa o una combinación de las dos.

También se recomienda a todos los adultos que incorporen actividades que trabajen todos los grupos musculares principales. Sin embargo, aunque el ejercicio aeróbico se asocia constantemente con un menor riesgo de muerte, no está claro si hacer ejercicio con pesas podría tener efectos similares.

En un intento por cerrar esta brecha de conocimiento, los investigadores se propusieron evaluar por separado y en conjunto el impacto potencial del ejercicio con pesas y actividades aeróbicas sobre el riesgo de muerte entre los adultos mayores.

Se basaron en participantes del Ensayo de detección del cáncer de próstata, pulmón, colorrectal y ovario. Este comenzó en 1993 e incluye a 154.897 hombres y mujeres de 55 a 74 años de edad de 10 centros oncológicos diferentes en los Estados Unidos.

En 2006, a 104.002 de los participantes se les preguntó además si habían hecho ejercicio con pesas durante el último año y, de ser así, con qué frecuencia lo habían hecho, desde menos de una vez al mes hasta varias veces a la semana.

Y se les preguntó sobre la frecuencia y duración de la actividad física de intensidad moderada y vigorosa durante el último año.

La intensidad moderada se describió como ‘actividad en la que sudó un poco o aumentó su frecuencia cardíaca y respiratoria a niveles moderadamente altos’ y la actividad vigorosa como ‘actividad lo suficientemente extenuante como para sudar o aumentar su frecuencia cardíaca y respiratoria a niveles muy altos‘.

Se generaron cuatro grupos de actividad en función del total de minutos semanales activo realizados.

En total, las respuestas de 99.713 personas se incluyeron en el análisis final, 28.477 de las cuales murieron durante un promedio de nueve años y medio de seguimiento. Su edad promedio al inicio del período de seguimiento fue de 71 años, y el peso promedio (IMC) fue de 27,8 kg que se define como sobrepeso.

Casi uno de cada cuatro (23%) de los encuestados informó de alguna actividad de levantamiento de pesas; el 16% dijo que hacía ejercicio con pesas regularmente entre una y seis veces por semana. Casi un tercio (32 %) eran lo suficientemente activos aeróbicamente, cumpliendo (24%) o excediendo (8%) las pautas.

El ejercicio con pesas y la combinación con ejercicio aeróbico se asociaron de forma independiente con un menor riesgo de muerte por cualquier causa, así como por enfermedad cardiovascular, pero no por cáncer.

En general, hacer ejercicio únicamente con pesas se asoció con un 9-22% menos de riesgo de muerte, dependiendo de la cantidad: por ejemplo, usar pesas una o dos veces por semana se asoció con un 14% menos de riesgo.

De manera similar, entre los que no hacían ejercicio con pesas, la actividad aeróbica se asoció con un riesgo de muerte por cualquier causa entre un 24% y un 34% menor.

Pero el menor riesgo de muerte se observó entre los que dijeron que hacían ambos tipos de actividad física.

Por ejemplo, el riesgo de muerte fue entre un 41% y un 47% más bajo entre los que dijeron cumplir con los niveles semanales más recomendados de ejercicio aeróbico de moderado a vigoroso y que hacían ejercicio con pesas una o dos veces por semana que entre los que estaban físicamente inactivos.

El nivel educativo, el tabaquismo, el IMC, la raza y el origen étnico no cambiaron significativamente las asociaciones observadas, pero el sexo sí: las asociaciones fueron más fuertes en las mujeres.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. No obstante, denota que el ejercicio con pesas también tiene estos beneficios.

El estudio se centró solo en las pesas, pero existen otros tipos de ejercicios de fortalecimiento muscular, dicen los investigadores, como flexiones y sentadillas, pilates, saltos y burpees.

El uso de pesas puede hacer que un cuerpo sea más delgado: la masa magra total se asocia de forma independiente con un menor riesgo de muerte, dicen los investigadores a modo de explicación de sus hallazgos.

Y si se hace en un gimnasio, también podría ser muy sociable, otro factor asociado con una vida más larga y saludable.