Noticias destacadas

Psiquiatría

Vinculan el tener un gato con la esquizofrenia

Un estudio concluye que ser dueño de ese tipo de mascota duplica el riesgo de padecer esta enfermedad mental

El estudio se ha publicado en la revista «Schizophrenia Bulletin»
El estudio se ha publicado en la revista «Schizophrenia Bulletin»DREAMSTIMEDREAMSTIME

¿Tener un gato como animal de compañía aumenta el riesgo de desarrollar problemas psiquiátricos? Pues, a decir de una revisión sistematizada y metaanálisis publicado en la revista «Schizophrenia Bulletin», la sorprendente respuesta es que sí.

Y decimos sorprendente porque son numerosos los estudios que, hasta la fecha, han dado cuenta de la capacidad terapéutica de la compañía de las mascotas tanto para la salud mental como física de sus propietarios.

Para llegar a esta conclusión los investigadores realizaron búsquedas en Medline, Embase, CINAHL, Web of Science entre el 1 de enero de 1980 y el 30 de mayo de 2023, independientemente de la ubicación geográfica y el idioma. Así identificaron 1915 estudios, de los cuales 106 fueron elegidos para la revisión del texto completo, lo que finalmente resultó en la inclusión de 17 estudios. Encontramos una asociación entre tener un gato en sentido amplio y mayores probabilidades de desarrollar trastornos relacionados con la esquizofrenia.

Así, y según sus resultados, este hecho se asocia a dos veces más de riesgo para desarrollarla, y la probable causa sería el parásito Toxoplasma gondii, responsable de la toxoplasmosis.

«Nuestros hallazgos respaldan una asociación entre la exposición a los gatos y un mayor riesgo de trastornos relacionados con la esquizofrenia ampliamente definidos; sin embargo, los relacionados con experiencias psicóticas como resultado son mixtos», concluye el investigador principal, John McGrath, del Instituto del Cerebro de la Universidad de Queensland, en Australia, si bien señala la necesidad de hacer más estudios al respecto.