La terrible tarea de limpiar los restos de animales muertos en Australia

Las imágenes que conmueven Australia

Thumbnail

Tras las llamas, sólo quedan cenizas. Entre ellas, los restos de miles de animales víctimas en los incendios de Australia. Calcinados o muertos por la falta de alimentos y refugio.

Los fuegos todavía no están del todo apagados en Kangaroo Island, la Isla Canguro, la tercera isla más grande de Australia, pero bomberos y voluntario ya han empezado las tarea de limpieza. Peinan las zonas calcinadas para recoger las carcasas de cientos de canguros que viven en la isla.

“Es un desastre sin precedentes desde el punto de vista de la fauna”, dijo a Efe Chris Dickman, ecólogo de la Universidad de Sídney. En especial riesgo están las especies autóctonas de Australia: canguros, koalas y ornitorrincos.

“Algunos de los animales han podido morir en los incendios, otros habrían volado o se han enterrado en el subsuelo”, añadió Dickman al subrayar que “el peligro es cuando regresan o salen a la superficie y no encuentran comida o se encuentran con zorros o gatos que les acechan”.

Alto riesgo por los animales

El desequilibrio causado en los ecosistemas por los incendios impedirá durante años recuperación de las zonas quemadas y afectará también a las especies animales, que desempeñan un papel clave en la polinización de las plantas o el transporte de semilla.

“Si los ecosistemas afectados están aislados puede que pasen muchos años antes de que algunas especies regresen. Hay muchos reptiles y mamíferos que no tienen mucha movilidad. Y puede que algunos no regresen nunca”, dijo el ecólogo.

Las autoridades han recomendado a los residentes de la localidad de Vivonne Bay refugiarse en campamentos asignados para protegerse del fuego que ha causado dos muertos y quemado 160.000 hectáreas.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, admitió que se han podido cometer errores en la gestión de los incendios forestales que arrasan el país y sobre la que ha recibido fuertes críticas. Morrison se ha erigido en defensor de industrias contaminantes como la del carbón y se ha negado a relacionar la crisis climática con el agravamiento de los incendios forestales.