Cómo evitar que “secuestren” tu whatsapp

No se deben atender los mensajes en los que se piden códigos de verificación

Nuestro #whatsapp contiene normalmente conversaciones, fotografías, enlaces, etcétera, que, en principio, no queremos compartir con extraños. Sólo permitimos el acceso a las personas a las que invitamos o son de nuestra confianza.

La Guardia Civil, a través de las denuncias que recibe en su página web, ha detectado que este tipo de acciones delictivas son frecuentes por parte de individuos cuya finalidad es romper nuestra privacidad con determinados objetivos que, en cualquier caso, nos perjudican.

El método es sencillo y es fácil picar. Según indican los expertos de la Benemérita, “los secuestros de #whatsapp son el mejor ejemplo de por qué no debemos compartir códigos de verificación recibidos por SMS. Muchas de las #ciberestafas que investigamos se cometen por esta vía Si eres víctima, escríbenos a ciberestafas@guardiacivil.org”.

Y para ilustrar mejor el consejo, incluyen una especie de captura en la que se reproducen mensajes de tipo fraudulento que, en ningún caso, se deben atender.

Es cierto que hay otros sistema para acceder a tu #whatsapp, pero para ello, en algunos casos, el “curioso” tiene que valerse de la aplicación WhatsApp Web para ordenadores y aprovechar un descuido para activar en su cuenta tu cuenta privada; es decir, tiene que ser una persona con una cierta proximidad o que, en un determinado momento, puede acceder a dicho ordenador.

WhatsApp Web necesita por completo nuestro teléfono para funcionar, porque actúa de puente entre el navegador y los servidores correspondientes. Alguien con las intenciones que sean, pero ocultas en cualquier caso, podría, en un momento determinado, iniciar sesión con nuestro teléfono en su WhatsApp Web mientras nosotros no estamos. De esta manera, conocería en tiempo real nuestras conversaciones, se advierte en páginas especializadas.