El peligro de utilizar webs de contactos eróticos

La Policía desarticula una banda que se hacían pasar por sicarios y extorsionaban a los que “molestraban” a las prostitutas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro personas que extorsionaban a usuarios de una web de contactos eróticos y que habrían obtenido unos 9.500 euros en dos meses con la práctica de esa actividad ilegal. Los arrestados -en Granada (2), Marbella y Valencia- publicaban anuncios en una web erótica con el objetivo de captar potenciales víctimas a las que pedían dinero después de amenazarlas.

Para ello, se hacían pasar por sicarios de una organización dedicada al proxenetismo y acusaban a sus víctimas de haber molestado a las supuestas prostitutas sin contratar sus servicios. Además les enviaban fotografías y vídeos con encapuchados empuñando armas de fuego, creándoles un estado de miedo e inseguridad. La investigación ha contado con la colaboración de los Mossos d`Esquadra.

La investigación se inició en agosto año tras varias denuncias, interpuestas en diferentes comisarías del país, por amenazas con fines de extorsión a través de mensajería instantánea. Las víctimas manifestaban ser usuarios de una página web de contactos eróticos y se encontraban en un estado de miedo e inseguridad, tras recibir amenazas a través de WhatsApp.

Tras las primeras pesquisas, se descubrió el modus operandi de los investigados: primero, publicaban un anuncio en la web de contactos eróticos con el objetivo de contactar con víctimas potenciales y después ganar dinero a través de graves extorsiones y amenazas.

En estos mensajes, los extorsionadores pedían a los denunciantes una cantidad de dinero haciéndose pasar por sicarios, acusándoles de molestar a prostitutas y de no contratar sus servicios. Mientras esperaban el pago, hacían creer a sus víctimas que controlaban los alrededores de sus domicilios y, en el caso de no producirse el cobro o de ser bloqueados en la aplicación telefónica, darían las órdenes necesarias para actuar contra él o su familia. Asimismo, les enviaban fotografías con personas encapuchadas y armas de fuego o vídeos con amenazas directas a las víctimas