Decálogo del buen montero

Diez pautas que debe tener siempre presente el cazador durante una montería

En torno a una montería se reúnen muchas personas, en ocasiones más de cien. Hay cazadores, perreros, gestores, acompañantes y gente del propio pueblo. La caza es una afición que aúna a gentes de distinta clase social, costumbres o ideas políticas y por respeto a los demás y para contribuir a un buen resultado de la montería todo cazador debe tener en cuenta una serie de recomendaciones.

  • 1. Sé puntual. Una montería seria y bien organizada tiene un horario que cumplir y los principales beneficiados de seguir el horario son los propios monteros. Retrasos innecesarios son asunto poco serio y desprestigian al organizador. Ser puntual es fácil y evita que la jornada empiece con un traspié indeseado.
  • 2. Aparca bien. Aunque parezca insólito suele haber una persona que cree que la ley no está hecha para él y aparca su vehículo frente a los demás coches o taponando la salida. Después cuando las armadas empiezan a desfilar hay dar cuenta a este individuo para que permita el paso.
  • 3. Guarda silencio. Con las migas del desayuno en el estómago y dos vinos de buena mañana las conversaciones sobre lances pasados y aventuras varias son lógicas y hasta amenas. Estas charlas forman parte de la montería, pero cuando los organizadores sortean los puestos hay que guardar silencio. Es realmente incómodo para organizadores y monteros no oír lo que se está diciendo o acordando porque exista un murmullo constante que impide enterarse. Es cosa de no más de diez minutos, los cuchicheos son muy molestos.
  • 4. Sé amable. Cuando toca salir hacia los puestos piensa que eres uno más de la armada. Una armada se compone de varios cazadores y han de salir todos a la vez. Haz caso en todo lo que te diga el postor y no intentes ser el primero. Recuerda que cada uno tiene su puesto ya sorteado.
  • 5. Guarda silencio en el campo. En ocasiones llegaremos con el vehículo hasta el mismo puesto que nos ha tocado si bien lo más normal es que desde donde dejemos los coches hasta donde la suerte nos ha designado debamos caminar un buen trozo. Es fundamental hacer este recorrido en silencio, las reses ya están suficientemente alerta tras el trasiego de tanto vehículo dentro del monte y lo último que queremos es que se salgan de la mancha antes de empezar la montería. Una vez en el puesto indica tu posición a los vecinos si quedan a la vista y guarda silencio.
  • 6. No contamines el monte. Un cazador deja el monte como se lo encontró, dejar basura es inaceptable. Y nada de olores en el puesto. Hay quien espera a llegar al tiradero para hacer sus necesidades delatándose de tal manera ante la fauna que a buen seguro no le entrará pieza alguna. Fumar tampoco es aceptable. Los animales tienen un olfato muy desarrollado y a cualquier sospecha de presencia humana optarán por romper la línea por otro lado “más tranquilo”.
  • 7. Respeta la entrada de los animales. En el puesto hay que dejar cumplir a la res y dispararla por cuyo puesto haga el paso. Disparar a la res de un puesto vecino antes de que haya cumplido e iniciar un tiroteo a larga distancia no es digno de un cazador. Del mismo modo debe respetarse la ley de la primera sangre y otorgar la pieza de caza a quien primero la hirió.
  • 8. Respeta la ley. La ley en la caza con sus vedas es para cumplirla a rajatabla. Está totalmente prohibido matar a otros animales.
  • 9. Espera al final de la montería para moverte. Cada año se producen accidentes fatales durante el desarrollo de jornadas de caza. En una montería son muchas las personas que se encuentran en el monte y se deben extremar las medidas de seguridad. Moverse antes de que acabe la montería no sólo es una falta de educación y de sentido común si no un peligro para tu propia vida. Espera con calma el final de la montería y la recogida del postor.
  • 10. Da cuentas al organizador. Si tuviste algún problema es el momento de comentárselo y denunciarlo y si te ha gustado la montería también es de agradecer que se lo hagas saber.