Illa no aclara a qué familiares se puede visitar en Navidad ni cómo se justifican los viajes

Sanidad cerrará las comunidades del 23 de diciembre al 6 de enero. Aunque habrá controles en los viajes, “no se ha acordado ningún modelo de justificante”

El Consejo Interterritorial ha acordado cerrar perimetralmente las comunidades en Navidad, concretamente desde el 23 de diciembre hasta el 6 de enero, excepto para visitar a familiares y allegados, y los casos que ya se contemplan en el Estado de Alarma (acudir al lugar de trabajo, visita al médico, etc).

Cierre sin garantías

No obstante, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, no ha especificado si solo se permitirá la visita a familiares de primer grado o cómo se va a controlar el cumplimiento de la medida, por lo que será un cierre sin garantías. Illa ha dicho que se pondrán “los controles pertinentes”, pero, básicamente ha apelado a la responsabilidad individual porque “no se ha acordado ningún modelo de justificante” para que los ciudadanos puedan demostrar ante las autoridades la causa del viaje. “Para visitar a familiares próximos se autorizarán los desplazamientos y se establecerán los controles pertinentes”, ha afirmado el ministro, si bien quedará en manos de las comunidades los días en los que se permiten las visitas de ciudadanos de otras regiones.

El del Consejo Interterritorial ha sido un acuerdo de mínimos: las reuniones podrán ser de hasta 10 personas los días 24, 25, 31 de diciembre y 1 de enero; el toque de queda se alarga hasta la una y media y se restringe la movilidad entre comunidades desde el 23 de diciembre al 6 de enero, excepto para visitas familiares. Pero luego cada región podrá decidir qué días autoriza las visitas o podrá aumentar las restricciones por lo que en la práctica no se ha establecido una acción unitaria.

Hace dos semanas, el propio Ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró que no habría 17 Navidades distintas y que desde el Consejo Interterritorial se trabajaría para llegar a un consenso con todas las comunidades para diseñar una hoja de ruta común de cara a la celebración de estas fiestas. Pero lo cierto es que la situación epidemiológica es muy dispar entre los territorios y por eso hubo una clara división en el Consejo Interterritoria entre las que demandaban medidas más relajadas y las que apuestaban por mantener las restricciones. Para acercar posturas, Sanidad flexibilizó ciertas medidas. En el último documento permite celebraciones de hasta 10 personas (como pedían Madrid, Cataluña, País Vasco, Murcia y Navarra) cuando en el anterior borrador las limitaba a 6. Lo mismo pasó con el toque de queda: en un principio lo fijó a la una de la mañana los días de Nochebuena y Nochevieja, pero finalmente lo ha alargado hasta la una y media, tal y como demandó el ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso.

El principal escollo para alcanzar el consenso ha sido la movilidad entre regiones. Mientras que el País Vasco, Navarra, Aragón y La Rioja se pudieron de acuerdo para demandar al Interterritoral el cierre perimetral de todas las autonomías, la propuesta de la Comunidad de Madrid era la de permitoir la libre circulación entre las regiones durante toda la Navidad. Como ahora el Consejo Interterritorial ha acordado el cierre perimetral (una medida de obligado cumplimiento, ha advertido el ministro). Madrid tendrá que establecerlo porque actualmente no lo tiene decretado, igual que Galicia y Extremadura.