Se acerca la borrasca invernal Dora que dejará nieve y lluvia: estas son las zonas afectadas

El primer temporal de invierno traerá rachas de viento muy fuertes, temporal marítimo importante, un descenso acusado de las temperaturas y nevadas en casi todo el país

Un coche circula por la estación de esquí de Alto Campoo en la localidad cántabra de Brañavieja
Un coche circula por la estación de esquí de Alto Campoo en la localidad cántabra de BrañaviejaPedro Puente HoyosEFE

La borrasca atlántica Dora dejará, a partir de este jueves y durante los próximos días, el primer temporal con tinte invernal de la temporada en el que destacarán rachas de viento muy fuertes, temporal marítimo importante, un descenso acusado de las temperaturas y nevadas en casi todo el país.

Dora, que permanecerá hasta el domingo en los alrededores de las Islas Británicas, trasladará sobre la Península y las Baleares una masa de aire muy frío desde latitudes altas, dejando valores invernales y nevadas abundantes en zonas montañosas e incluso en zonas más bajas del interior peninsular, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El frente frío comenzará a sentirse esta tarde en Galicia y a últimas horas de este jueves en el resto de las comunidades cantábricas y el noroeste de Castilla y León, con precipitaciones más intensas en el norte de la región gallega y Asturias, y nieve al final del día a partir de 600 u 800 metros.

Este jueves habrá temporal marítimo en el Cantábrico, con olas de hasta ocho metros que podrían ser superiores en el litoral de La Coruña. Soplarán rachas de viento fuerte de 80 a 90 km/h en Galicia, el Cantábrico, el norte de Castilla y León y puntos del sureste peninsular, e incluso de más de 100 km/h en zonas del litoral cantábrico. Canarias continuará con chubascos localmente fuertes y tormentosos, sobre todo en La Palma, y las temperaturas subirán en el centro y el norte peninsular, y bajarán en el sur.

En cuanto al viernes, las temperaturas descenderán de forma generalizada conforme el sistema frontal vaya barriendo toda la península. “Será un descenso de unos cuatro a seis grados con respecto al jueves en buena parte del interior e incluso de seis a ocho grados en puntos del Cantábrico y el sur de Aragón”, según apuntó el portavoz de Aemet, Rubén del Campo.

Junto a la caída térmica llegarán las precipitaciones, que el viernes afectarán a buena parte de la península y serán fuertes, persistentes y acompañadas de tormenta en el Cantábrico. La mayoría de las precipitaciones aparecerán durante el paso del frente. Después, se irán abriendo claros en el cielo, salvo en el área cantábrica, donde lloverá buena parte del día, y en zonas montañosas.

La cota de nieve bajará a lo largo del día hasta situarse por la tarde a entre 400 y 700 metros en el noroeste peninsular, de 500 a 800 metros en el centro y noreste, y de 600 a 800 metros en la mitad sur y Baleares. “La mayor parte de la precipitación, al producirse durante el paso del frente y no después, que es cuando entra el aire frío en cotas bajas, será en forma de lluvia. Nevará en cotas bajas, pero la mayor parte de las precipitaciones será en forma de lluvia”, precisó Del Campo.

No obstante, la predicción de la Aemet,, es que pueda nevar en capitales como Ávila, Cuenca, León, Salamanca, Segovia y Soria. Además, los termómetros marcarán menos de 10 grados en 23 capitales de provincia. Donde hará más frío será en Cuenca (-2ºC como mucho), León (4ºC) y Ávila, Burgos, Lugo y Soria (5ºC).

El sábado y el domingo todo el país seguirá bajo la influencia de la masa de aire frío e inestable, con precipitaciones que afectarán al norte peninsular, principalmente al área cantábrica, y a las Baleares además de rachas fuertes de viento del oeste que aumentarán la sensación de frío.

Esta situación propiciará mal estado de la mar, sobre todo en el Atlántico, donde se prevé temporal de viento y mar en el litoral gallego y cantábrico con fuerte oleaje que podría alcanzar entre 5 y 8 metros, mientras que en el Mediterráneo, se esperan vientos del norte-noroeste afectando al litoral de Cataluña y Baleares, con olas de 3 a 4 metros.

A lo largo de la semana que viene es probable la llegada de nuevas borrasca atlánticas, aunque a día de hoy la incertidumbre es muy alta, por lo que Aemet aconseja un seguimiento de sus predicciones y avisos.

Recomendaciones ante la llegada de Dora

Ante fuertes vientos

- Conviene asegurar puertas, ventanas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. También, conviene abstenerse de subir a los andamios sin las adecuadas medidas de protección.

- Si va conduciendo, extreme las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido. Preste atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera.

Ante vientos costeros

- Si se encuentra en zonas marítimas, procure alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes.

- Se recomienda evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje.

- En estas situaciones, el mar adquiere condiciones extraordinarias y puede arrastrarle si se encuentra en las proximidades del mar.

- No ponga en riesgo su vida ante las imágenes espectaculares del fuerte oleaje.

Ante la previsión de nieve

- Si es imprescindible viajar por carretera, debe ir muy atento y tener especial cuidado con las placas de hielo.

- Infórmese de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, extreme las precauciones, revise el vehículo y atienda las recomendaciones de Tráfico.

- Revise los neumáticos, anticongelante y frenos. Además, hay que tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina y llevar neumáticos de invierno o cadenas.

- Es útil llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con batería de recambio y/o cargador de automóvil.

- Si está atrapado en la nieve, se aconseja permanecer en el coche, con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo.

- En caso de quedarse aislado y necesitar ayuda, no intente resolver la situación por sí mismo, trate de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, espere asistencia.