Pfizer gana 3.000 millones con la sexta dosis

El laboratorio cambia la ficha técnica para resaltar que cada vial incluye un suero más, por el que también cobrará, según destapa un ex alto cargo del Ministerio de Sanidad

Una mujer recibe en la residencia Sa Serra, de Sant Antoni de Portymany (Ibiza), la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19
Una mujer recibe en la residencia Sa Serra, de Sant Antoni de Portymany (Ibiza), la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19Sergio G. CañizaresEFE

La polémica de la sexta dosis de los viales de la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer sigue trayendo cola. Como ya informó este periódico, numerosos servicios de salud autonómicos han perdido cientos de dosis del suero por carecer de jeringuillas especiales para poder extraerlas desde que comenzara esta histórica campaña, el pasado 27 de diciembre. A ello, se suma ahora una nueva polémica que destapa Fernando Lamata, consultor internacional y uno de los mayores expertos sanitarios españoles, que ocupó numerosos cargos políticos en el pasado, entre ellos el de vicepresidente de la Junta de Castilla-La Mancha y el de secretario general del Ministerio de Sanidad.

En su blog personal, este psiquiatra recuerda que la vacuna de Pfizer/BioNTech, conocida como Comirnaty, se distribuye en viales de 2,25 ml de los que se extraen las dosis. Cuando la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó la comercialización de este producto, «en las características técnicas que presentaba la empresa se especificaba que de cada vial se podían extraer cinco dosis de vacuna».

Esta misma cantidad se especificó también en la autorización de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Lamata explica asimismo que Pfizer/BioNTech firmaron contratos con distintos países y con la Unión Europea, con un precio por dosis de, Al parecer, de 12 euros por dosis en el contrato con la UE. Como cada vial tenía cinco dosis, el precio por vial era de 60 euros».

Este experto recuerda que al administrarse la vacuna, los sanitarios vieron que, si se usaban jeringuillas de 1ml podían extraer hasta seis dosis, ya que el espacio muerto de cada jeringuilla desperdiciaba menos producto. «Este hallazgo era muy positivo, ya que, con el mismo número de viales, se podían lograr más vacunaciones», subraya. Lamata añade, ateniéndose a las informaciones de la Prensa, que Pfizer «movilizó a sus directivos para hacer gestiones en la FDA y en la EMA, con un objetivo: que en la ficha técnica se dijera que el vial contiene seis dosis, en vez de cinco». Según expone, «algunos funcionarios de estas agencias se mostrarían reticentes, pero finalmente la persuasión de la empresa logró que el 6 de enero en la FDA y el 8 de enero en la EMA se cambiara la ficha técnica». En este punto, añade que «la intención de la empresa podía ser benéfica: con el mismo esfuerzo de producción lograba que se vacunaran más personas. Eso implicaría que se mantuviera el precio por vial de 2,25 ml, en 60 euros, ya que el coste de producción era el mismo, reduciendo así indirectamente el precio por dosis. Sin embargo –añade–, parece ser que la empresa quiere mantener el precio por dosis, con lo que, con el simple cambio de ficha técnica, el precio por vial pasa a ser de 72 euros, un 20% más».

La operación

Según los cálculos de Lamata, si Pfizer/BioNTech esperaban facturar 260 millones de viales por 60 euros en 2021, es decir, 15.600 millones de euros, «con este simple cambio de ficha técnica pasarán a facturar 260 millones de viales por 72 euros, es decir, 18.700 millones de euros: 3.120 millones de euros anuales más, sin nacer nada».

En este sentido, añade que, «al parecer, la empresa quiere subir el 20% el precio por vial, aunque no modifiquen nada. Y, además, van a reducir el número de viales enviados a cada país cada semana, para ajustarse al número de dosis que, supuestamente, se pueden extraer». «¿Cómo calificar esta operación, en tiempo de pandemia y sufrimiento de tantos?», se pregunta.

LA RAZÓN se ha puesto en contacto con Pfizer para conocer su opinión al respecto. Según el laboratorio farmacéutico, «la ficha técnica de Comirnaty ha sido actualizada y ya está disponible en la página web de la EMA y de la AEMPS. La actualización de la ficha técnica establece que tras la dilución, los viales de Comirnaty contienen seis dosis de 0,3 ml de vacuna. Para extraer seis dosis de un solo vial se deben utilizar jeringas y/o agujas que no dejen un volumen muerto significativo. Si se utilizan jeringas y agujas estándar, es posible que no haya suficiente volumen para extraer una sexta dosis de un solo vial».

A juicio de la multinacional, esto ayudará minimizar el desperdicio de vacunas: «Nuestra intención con el cambio de ficha técnica es aportar claridad a los profesionales sanitarios, minimizar el desperdicio de vacunas y, en última instancia, permitir que más personas en todo el mundo se vacunen en medio de una crisis de salud pública». Según explica, durante la pandemia «hemos dejado de lado nuestra estructura normal de precios basada en el valor y, en cambio, hemos desarrollado un marco que establece los precios en función del volumen de dosis que un país está comprando, el nivel de compromiso avanzado, la asequibilidad para el país al tiempo que se garantiza un acceso equitativo a la vacuna para todos los países, independientemente de los niveles de ingresos».

La empresa remarca que «para todos los países el precio» se descuenta «de los puntos de referencia normales, en algunos países más de 10 veces menos». Además, resalta que «la inversión en el desarrollo y fabricación de la vacuna se han autofinanciado en su totalidad y ya hemos invertido miles de millones de dólares en un esfuerzo por encontrar una solución a esta pandemia».