“The Lancet” valida la eficacia de la vacuna rusa Sputnik V en un 91,6%

La publicación destaca su eficacia en las personas mayores de 60 años

Viales de la vacuna rusa Sputnik V
Viales de la vacuna rusa Sputnik VAGUSTIN MARCARIANREUTERS

La Sputnik V es segura, eficaz y proporciona una protección completa contra los casos graves de Covid-19, según los primeros resultados de una estudio publicado en The Lancet.

Un análisis provisional de los datos del ensayo en fase III de la vacuna contra la Covid-19 de Rusia sugiere que un régimen de dos dosis ofrece una eficacia del 91,6% contra la enfermedad sintomática; una protección que en mayores de 60 años es muy parecida y se eleva al 91,8%.

Los resultados preliminares se basan en el análisis de los datos de casi 20.000 participantes, de los tres cuartas partes recibieron la vacuna y una cuarta parte un placebo.

El ensayo incluyó a 2.144 participantes mayores de 60 años y la eficacia de la vacuna fue del 91,8% en este grupo: la vacuna fue bien tolerada y los datos de seguridad de 1.369 de estos adultos mayores revelaron que los efectos adversos más comunes fueron los síntomas gripales y la reacción local.

Los efectos secundarios notificados con más frecuencia fueron síntomas similares a los de la gripe, dolor en el lugar de la inyección y fatiga. Los efectos secundarios graves fueron raros en ambos grupos y se informaron cuatro muertes en el estudio, aunque ninguna se consideró como resultado de la vacuna.

Sputnik V comenzó a implementarse en una campaña de vacunación a gran escala en Rusia en diciembre, y los médicos y maestros fueron los primeros en recibir la vacuna. El mes pasado, Putin ordenó que se ampliara el esfuerzo y que comenzaran las inmunizaciones masivas. La vacuna ya se ha registrado en 16 países, incluidos Hungría, Argentina, Bolivia, Paraguay y Venezuela.

La vacuna rusa usa una versión modificada del adenovirus que causa el resfriado común para transportar genes para la proteína de pico en el coronavirus como una forma de preparar al cuerpo para reaccionar si aparece Covid-19.

Esa es una tecnología similar a la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Pero a diferencia de la vacuna de dos dosis, los rusos utilizaron un adenovirus ligeramente diferente para la segunda inyección de refuerzo.

Algunos expertos dicen que ese enfoque puede explicar por qué la vacuna rusa parece haber producido una mejor respuesta inmune que la vacuna AstraZeneca, que tiene una tasa de eficacia reportada de alrededor del 60 al 70%.

En un comentario asociado a esta investigación, Ian Jones, de la Universidad de Reading, y Polly Roy, de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (que no participaron en el estudio), afirman: el desarrollo de la vacuna Sputnik V ha sido criticado por “una premura impropia, atajos o falta de transparencia”, pero el resultado que aquí se presenta “es claro y se demuestra el principio científico de la vacunación”.

La vacuna Sputnik V fue aprobada por el gobierno ruso el 11 de agosto. El presidente Vladimir Putin personalmente dio la noticia en la televisión nacional y dijo que una de sus hijas ya había sido vacunada con ella. En ese momento, la vacuna solo se había probado en varias docenas de personas. Los primeros resultados se publicaron en septiembre, pero los participantes solo habían sido seguidos durante unos 42 días y no había un grupo de comparación.