Los inmunizados con la primera dosis de AstraZeneca no podrán completar la pauta con otra vacuna

Pese a las reticencias entre los que se han puesto la primera, dictamina que «la pauta debe completarse con el mismo fármaco»

La ministra de Sanidad, Carolina Darias (c), ofrece una rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud
La ministra de Sanidad, Carolina Darias (c), ofrece una rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de SaludJuanJo MartínEFE

Tras el aval de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) a la vacuna de AstraZeneca, el 24 de marzo se reactivaó su administración en España. Se seguirá usando en profesiones esenciales y, próximamente, en personas de entre 55 y 65 años. Según Sanidad, 989.545 personas han recibido la primera inyección. Solo 33 la segunda y será difícil conseguir que todos completen la pauta. Este fármaco ha estado envuelto en polémica desde sus inicios. Primero, por la falta de evidencia de su efectividad en mayores. Y, después, por los casos de trombosis. La suspensión cautelar de esta vacuna por estos eventos ha sido la guinda para que muchos rehúsen ponérsela.

El Ministerio de Sanidad avisa de que no es posible elegir el suero con el que inmunizarse contra la Covid, así que los que han recibido el primer pinchazo de AstraZeneca no podrían completar la pauta con otra vacuna.

Actualmente, hay otros tres sueros aprobados por la EMA: Pfizer, Moderna y Janssen, si bien éste no llegará hasta el 15 de abril. Y pese a que la actualización número 4 de la Estrategia de Vacunación dictamina que «la pauta completa debe completarse con la misma vacuna», la ficha técnica de Pfizer ya prevé la posibilidad de intercambiar vacunas de la misma familia. «En circunstancias excepcionales en las que una persona haya iniciado la pauta con una vacuna que ya no estuviera disponible durante un plazo adecuado, o si no se conoce qué producto concreto se ha usado en la primera dosis, se considera razonable completar la vacunación con el producto disponible en el punto de vacunación en ese momento, especialmente si es probable que la persona pueda exponerse a un alto riesgo de infección», reza el prospecto. Y aclara, además, que «si ambas vacunas están basadas en la proteína S del SARS-CoV-2, es muy probable que la segunda dosis refuerce la respuesta a la primera». Tanto Pfizer como Moderna consisten en ARN mensajeros modificados para producir la proteína S del virus.

Vacunas
VacunasAntonio Cruz

En el Reino Unido ya existe un precedente. A principios de enero, autorizó la vacuna de Pfizer y en la actualización de la estrategia apuntó la posibilidad de combinarla en casos de emergencia con la de AstraZeneca con 28 días de diferencia. Mientras que la de Pfizer está basada en ARN mensajero, la desarrollada por Oxford está compuesta por un vector de adenovirus de chimpancé. Según la Vaccine Taskforce, debido a que funcionan de diferentes maneras, recibir dosis de diferentes vacunas podría «maximizar» la respuesta inmunológica y brindar una protección mejor y más duradera, a través del método conocido como «prime-boost heterólogo».

Pero la jefa de Inmunización de Salud Pública de Reino Unido, Mary Ramsay, descartó por completo la idea: «No es recomendable mezclar», advirtió. Habrá que esperar los resultados del ensayo del National Immunization Schedule Evaluation Consortium, que incluye a más de 800 voluntarios mayores de 50 años. Algunos recibirán una primera dosis de AstraZeneca seguida de la vacuna de Pfizer o viceversa, con una separación de 4 o 12 semanas.

Mezcla de vacunas

Lo cierto es que la comunidad científica está investigando otras posibilidades. También hay un estudio ruso, realizado por Gamaleya Institute, para tratar de maximizar la respuesta inmune mezclando la vacuna de AstraZeneca y la Sputnik V con vectores de chimpancé y humanos Ad26.

No obstante, todavía no hay suficientes evidencias como para intercambiar vacunas con la suficiente seguridad. Según Julià Blanco, investigador principal del grupo de Virología del Instituto IrsiCaixa, «la intercambiabilidad no es algo nuevo. Por ejemplo, algunos programas de vacunación contra el ébola implican mezclar diferentes inyecciones». De hecho, dice, «es beneficioso porque genera una respuesta inmune más potente». En ese sentido, explica que «por ejemplo Sputnik combina dos adenovirus diferentes en la primera y en la segunda dosis». Son estrategias que se han probado con otras vacunas, pero hay que saber cuál es la combinación beneficiosa», advierte.

De la misma opinión es el presidente de la Asociación Española de Vacunología. Amós García Rojas apunta que «combinar sueros es favorable siempre que lo avalen estudios, pero ahora mismo no me atrevería a dar una opinión». El ex presidente de los infectólogos pediátricos, José Tomás Ramos, alerta de los riesgos. «Combinar distintas vacunas puede generar interferencias y el sistema inmune puede quedar exhausto y no responder bien». En este sentido, apunta que «la respuesta inmune generada tras combinar Sputnik y AstraZeneca puede ser inferior que la que genera una única dosis de alguna de ellas».