Moderna publica un estudio que demuestra que su vacuna no provoca casos de trombosis

La compañía ha administrado más de 64 millones de dosis en todo el mundo

Viales de la vacuna de Moderna contra la Covid-19
Viales de la vacuna de Moderna contra la Covid-19 FOTO: CARLOS OSORIO

La compañía Moderna ha informado de una evaluación completa de la totalidad de los datos de seguridad disponibles para el ARNm-1273, su vacuna contra el coronavirus, tras administrarse más de 64,5 millones de dosis en todo el mundo, y que sugiere que no existe una asociación con la trombosis del seno venoso cerebral (CVST) o eventos trombóticos. La farmacéutica se desvincula así de la incertidumbre generada en torno a las vacunas de AstraZeneca y Janssen.

Los análisis se realizaron con datos hasta el 22 de marzo de 2021. El número de vacunas se obtuvo del sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Asimismo, se ha obtenido información del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), y se estudió en diferentes países según la distribución y la proporción de dosis distribuidas administradas.

El comunicado de Moderna llega después de que el regulador de EEUU recomendase suspender el uso de la vacuna Janssen tras la detección de 6 casos de trombos en mujeres de edades comprendidas entre los 18 y 48 años, uno de ellos mortal. Poco después, Europa retrasaba la entrega de los viales de esta vacuna. En España, estaba prevista la llegada de 300.000 dosis para inmunizar a personas de entre 70 y 79 años.

Por otro lado, según informa hoy el diario italiano “La Stampa”, la Unión Europea no renovará los contratos para la compra de vacunas de la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca y la estadounidense Johnson & Johnson, después de los supuestos efectos secundarios que han causado.

Según este periódico, que cita una fuente del ministerio italiano de Sanidad, “la Comisión Europea, de acuerdo con los líderes de muchos países, ha decidido que al vencimiento de los contratos vigentes para el año en curso, aquellos con empresas que producen vacunas de vectores virales no serán renovados”.

El objetivo, explica el diario, es centrarse en los sueros de ARN mensajero, que transporta las instrucciones para la producción de la proteína Spike utilizada por el coronavirus, lo que permite que el cuerpo produzca anticuerpos específicos y se inmunice a sí mismo y que utilizan las casas Pfizer y Moderna, que hasta ahora han dado más seguridad y “también en el frente contractual”.