Sanidad prohíbe las mascarillas de grafeno por su potencial riesgo

La Agencia del Medicamento ordena el cese de la venta y de su uso tras la denuncia de CSIF

Thumbnail

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha ordenado el cese de la comercialización y utilización de las mascarillas tipo IIR con grafeno fabricadas por la compañía Shandong Shenquan New Materials, después de que dos autonomías, Castilla y León y el País Vasco, así como la ciudad de Madrid, decidieran retirarlas por su posible toxicidad en los usuarios que las llevan, tras recibir una alerta de las autoridades sanitarias de Canadá.

Según informa el órgano dependiente del Ministerio de Sanidad, se ha iniciado una investigación y ha adoptado como medida de precaución el “cese voluntario de la comercialización” a la empresa importadora y distribuidora de estos protectores buconasales. Se trata de mascarillas quirúrgicas que emplean entre sus materiales biomasa de grafeno. Este producto protector contra la Covid-19 se estaba usando esta misma semana en numerosos centros de salud y hospitales de España por parte de profesionales sanitarios.

Fue una denuncia de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) la que dio la voz de alarma en nuestro país, tras conocer el riesgo latente del que alertaban las autoridades canadienses. En su alerta, apuntaban al posible desprendimiento de las partículas con potencial riesgo para la salud, algo comprobado en animales.

Canadá ordenó su retirada y dio la orden a todas sus provincias de que paralizaran su compra. La organización que preside Miguel Borra ha instado a las autoridades sanitarias españolas a que evalúen el estado de salud de los profesionales que las han llevado, particularmente el aparato respiratorio, aunque no hay constancia de que se hayan producido daños. En una escueta comunicación, la Agencia Española de Medicamentos ha hecho pública su decisión, tras iniciar una evaluación previa, como ha informado este periódico en su edición digital.