Salud

19 de julio: el inicio del fin de la pandemia en España

Para entonces más de la mitad de la población estará vacunada

Dos policías locales patrullan la playa de la Malvarrosa
Dos policías locales patrullan la playa de la MalvarrosaKai FörsterlingEFE

Los descensos de nuevos casos y muertes por la Covid-19 gracias a las vacunaciones contra el SARS-CoV-2 sólo llegarán cuando los países hayan inoculado a alrededor de un 50% de sus poblaciones, como indicó esta semana Soumya Swaminathan, jefa de científicos de la OMS. Un objetivo, el de la mitad de la población inoculada, al que está previsto que lleguemos en España el 19 de julio si no antes, ya que se espera que para esta fecha estén inmunizados 25 millones de españoles, algo más de la mitad de la población, según las previsiones que anunció en su día el presidente del Gobierno. Es decir, esta vez sí es el inicio del fin de la pandemia que tantas veces ha manifestado Pedro Sánchez.

Hasta entonces, los expertos consultados recomiendan mantener todas las medidas de control posibles y recuerdan que la inmunidad de rebaño no se consigue hasta que el 70% de la población esté vacunada. Pero es que además «en julio la incidencia –de casos–por la meteorología va a bajar, con lo que se empezará a proponer dejar de llevar las mascarillas», augura Estanislao Nistal, virólogo y profesor de microbiología de la Universidad CEU San Pablo.

Ahora bien, todo apunta a que, de producirse, sería únicamente en exteriores, en línea con países de nuestro entorno, máxime cuando las partículas de los aerosoles se dispersan más rápidamente en espacios abiertos que en interiores al haber mayor circulación de aire. En este sentido, el ministro de Sanidad de Francia Olivier Véran anunció el pasado martes que en verano (sin concretar fechas) será posiblemente el fin de la obligatoriedad del uso de mascarillas en espacios abiertos, ya que «cada vez más especialistas» apuntan que las tasas de contagio en el exterior serían «muy bajas», de «entre el 0,5 y el 5%» de los casos. El país galo sigue los pasos de Israel, que ya en abril levantó la obligatoriedad de llevar mascarilla al aire libre al tener entonces al 56% de la población vacunada con la pauta completa (ayer al 58,51%, según Our World in Data).

Otro ejemplo es Gibraltar, que tampoco exige llevar mascarilla en exteriores desde marzo. Y no son los únicos. Polonia anunció a finales de abril que permitirá estar en la calle sin mascarilla a partir del 15 de mayo. Ahora bien, este país no tiene ni de lejos los porcentajes de vacunación de Israel o Gibraltar. De hecho, únicamente el 8,74% de la población tiene ya inoculadas las dos dosis. De ahí que el Gobierno polaco haya dejado claro que la mascarilla seguirá siendo obligatoria si la tasa de infección por cada 100.000 habitantes no está por debajo de 15.

En España, de momento, las autoridades sanitarias no se han pronunciado sobre cuándo se podrán dejar de utilizar las mascarillas en el exterior. Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph) ven factible en declaraciones a «Redacción Médica» que el adiós a la mascarilla al aire libre llegue entre agosto y fin de año, pero únicamente en espacios abiertos, no en distancias cortas.

Un escenario que dependerá del ritmo de vacunación, de la incidencia acumulada... De hecho, aunque el día 9 concluya el estado de alarma, continúa vigente la obligatoriedad de la mascarilla tanto en interiores como en exteriores. Una norma que podría suavizarse, aunque los expertos recomiendan no eliminarla per se, sino establecer unos criterios. Y es que la fatiga pandémica y el triunfalismo de las vacunas puede hacer que en otoño vuelvan a subir los casos.