¿Por qué hay tantas medusas en las playas españolas?

La aparición de las medusas es estacional, siendo entre el comienzo de la primavera y el final del verano el periodo de mayor abundancia

Los síntomas más recurrentes de las picaduras de medusa son ardor cutáneo, hormigueo, dolor punzante e inflamación
Los síntomas más recurrentes de las picaduras de medusa son ardor cutáneo, hormigueo, dolor punzante e inflamación

La presencia de medusas en las costas españolas ha alertado a los bañistas que disfrutan de unos días de descanso, sobre todo en las playas de Cádiz, Málaga o Murcia, entre otras. Aunque su picadura no suele implicar una complicación grave, su presencia en las orillas es molesta. Cuando estos animales gelatinosos llegan a la costa no es recomendable el baño, ya que pueden llegar tentáculos rotos que pueden provocar picaduras.

Los síntomas más recurrentes de las picaduras de medusa son ardor cutáneo, hormigueo, dolor punzante, inflamación, enrojecimiento de la zona y marcas al contacto con el tentáculo del animal. Pero, ¿por qué hay tanta medusas en nuestras playas?

La aparición de las medusas es estacional, siendo entre el comienzo de la primavera y el final del verano el periodo de mayor abundancia. Su presencia en las playas depende de determinadas condiciones meteorológicas, como las lluvias, vientos y corrientes marinas, pero la principal causa del aumento de los bancos de medusas es el incremento de la temperatura del agua. Además, la disminución de las lluvias durante el invierno y el aumento de la radiación solar favorece su llegada a las costas. Este fenómeno reduce la diferencia de salinidades entre las aguas costeras (que se nutren del agua dulce de los ríos) y las del mar abierto.

La contaminación también afecta a la presencia de las medusas. En zonas donde se han producido vertidos de petróleo se ha observado el aumento en la población de medusas. “Se inician procesos de degradación de los hidrocarburos por bacterias que, a su vez, sirven de alimento a copépodos, principal alimento de las medusas”, explica el Ministerio para la Transición Ecológica.

Otra de las causas es la sobrepesca. Tanto los peces como las medusas se alimentan de organismos del plancton, así que la pesca excesiva favorece el desarrollo de las poblaciones de medusas. Influye, además, el descenso en el número de depredadores de las medusas, como las tortugas marinas.

¿Qué hacer si le pica una medusa?

No es aconsejable bañarse si se avistan medusas en la costa. No es necesario que este animal gelatinoso nos roce para recibir una picadura, ya que sus tentáculos se pueden desprender y acabar flotando en el agua. Lo bueno es que las medusas no atacan a los bañistas, solo pican si nos topamos con ellas.

Lo primero que debe hace si le pica una medusa es salir del agua e intentar eliminar de la piel los restos de tentáculos. En ese momento es muy importante no lavarse con agua dulce, sino con agua marina. Tampoco debe rascarse ni frotarse la piel para aliviar el escozor. Para evitar que el veneno pase al riego sanguíneo hay que aplicar frío sobre la picadura durtante unos 15 minitos. Después, lavar bien la herida y aplicar tintura de yodo (o Betadine, como se conoce popularmente)