Actualidad

La historia del Katrina se repite 16 años después

Golpea la misma zona de la costa de Louisana en plena cuarta ola de covid

Thumbnail

Lidiar con un huracán de categoría 4 ya es toda una hazaña, pero hacerlo en medio de una cuarta ola de contagios por covid demoledora es el «más difícil todavía». Louisiana se prepara para lo peor sin poder alejar del horizonte el mal augurio que representa que Ida golpee Nueva Orleans y su costa el mismo día y con la misma velocidad de viento que una tormenta con el sensual nombre de Katrina sesgo la vida de más de 1.800 personas hace 16 años.

Después de Katrina ha habido muchos otros desastres naturales con nombre de mujer: Irma, Sandy, Laura..., Nueva Orleans nunca termina de recuperarse de un huracán cuando tiene que prepararse para la llegada del otro. El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos alerta de que Ida podría provocar una marejada ciclónica e importantes daños por vientos e inundaciones. Los niveles del océano podrían aumentar hasta 4,5 metros en algunos lugares. La tormenta se aproxima al sur de la boca del río Misisipi, a unos 235 km al sureste de Houma, Louisiana, y avanza hacia el noroeste a unos 24 km/ h, con vientos máximos sostenidos de 220 km / h y rachas más fuertes.

El gobernador, John Bel Edwards, ha señalado que los vientos de Ida «serán feroces y se extenderán por un área de casi 500 kilómetros; podrían ser el peor golpe directo del estado desde la década de 1850». Y es que esta tormenta puede ser mucho peor que Katrina por tres factores: la dirección del viento, la fuerza y el área de expansión. «Ida tiene el potencial de ser más un desastre natural mientras que el gran problema en Katrina fueron los fallos en los diques, provocados por la mano del hombre», señala el experto en huracanes de la Universidad de Miami, Brian McNoldy.

Un agravante importante es que, en estos momentos, Louisiana tiene la tercera cifra de incidencia más alta de Estados Unidos, con 2.700 nuevos casos diarios de covid. Ha llegado a alcanzar los 4.600 a principios de este mes. Una cruenta cuarta ola que ha sido propiciada por el lento avance de la vacunación y la rápida expansión de la variante Delta.

Sin embargo, las autoridades sanitarias no prevén la evacuación de los hospitales en áreas amenazadas, «es algo que se consideraría en otros escenarios, pero no es práctico en este caso, ya que el resto de los hospitales de la zona también están desbordados», ha explicado Jennifer Avegno, la principal funcionaria de salud de Nueva Orleans. Al igual que la ciudad reconoce estar más preparada que hace 16 años para enfrentarse a la destructora fuerza de la naturaleza, también lo están sus hospitales. Mike Hulefeld, responsable de Ochsner Health , la mayor cadena de centros hospitalarios del sur del país, informó el sábado de que se han ordenado suministros para 10 días en las instalaciones de las áreas que podrían verse afectadas por Ida, y que todo ha llegado. Generadores, camiones de combustible y pozos de agua auxiliares para el caso de que se salga el agua de la ciudad. «Estamos tan preparados como podemos».

Una de las primeras cosas que hacen los hospitales en lugares acostumbrados a sufrir periódicamente los efectos de catástrofes naturales es dar de alta a los pacientes que pueden irse. Sin embargo, la carga actual afectados de covid en estos momentos es tal, que no han podido reducir demasiado.