La OCU alerta: los utensilios de plástico con bambú no son aptos para uso alimentario

Aconsejan “desechar” cualquier producto de este tipo que se tenga en casa

La OCU advierte que los utensilios de plástico con bambú no son aptos para uso alimentario
La OCU advierte que los utensilios de plástico con bambú no son aptos para uso alimentarioOCU

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado contra los utensilios fabricados con plástico con bambú que se siguen vendiendo en algunas tiendas físicas, pero sobre todo en muchos comercios de internet, al asegurar que no son aptos para uso alimentario ante el riesgo de que puedan migrar a los alimentos sustancias usadas en su elaboración (como la melamina y el formaldehído) en cantidades que superan los límites de seguridad.

Recuerda en su nota que, en los últimos años, la Unión Europea ha notificado medio centenar de alertas asociadas a la migración de melanina y formaldehído en este tipo de productos, dos sustancias tóxicas para la salud. No obstante, puntualiza que no hay problema con los utensilios fabricados únicamente con bambú.

OCU alerta de que, aunque los utensilios de plástico con fibra de bambú destinados a entrar en contacto con los alimentos no están autorizados, se siguen vendiendo en algunas tiendas físicas y, sobre todo, en muchos comercios on line, a menudo con alegaciones como ‘ecológico’, ‘compostable’, ‘biodegradable’, ‘natural’ u ‘orgánico’, que según advierte, suelen ser falsas (salvo las que están certificadas), ya que son productos fabricados básicamente a partir de plástico.

La cáscara de semillas de girasol es el único aditivo vegetal admitido por la legislación europea para la fabricación de utensilios de plástico destinados a entrar en contacto con alimentos, recuerda, de modo que la mezcla del plástico con otras fibras vegetales, como el bambú, el maíz, la paja de trigo o el café para fabricar platos, vasos o cubiertos carece de autorización “y podría causar la migración de sustancias peligrosas para la salud si fueran ingeridas, tal y como han podido comprobar en medio centenar de casos las autoridades sanitarias de la Unión Europea”.

Por todo ello, recomienda desechar cualquier producto de este tipo que se tenga en casa “o si se acaba de adquirir, devolverlo pidiendo el reembolso del precio”. Ahora bien, en el caso que se siga observando su venta, OCU anima a los consumidores a informar de ello al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.