Crece la preocupación por el virus respiratorio sincitial: qué es, cuáles son los síntomas y cómo prevenirlo

La Sociedad Española de Neonatología alertan de cambios significativos en la epidemiología de este virus tras la pandemia de Covid-19

La infección puede ocurrir en personas de todas las edades. Pero es muy común en niños pequeños
La infección puede ocurrir en personas de todas las edades. Pero es muy común en niños pequeñosIVI IVI

La Sociedad Española de Neonatología (SENEO) ha pedido que se realice una vigilancia epidemiológica estrecha del Virus Respiratorio Sincitial (VRS), ya que su escasa circulación en los pasados otoño e invierno puede hacer que aumente el riego de enfermedad grave en lactantes y niños pequeños esta temporada.

En un comunicado, los neonatólogos han señalado que la pandemia de Covid ha provocado cambios significativos en la epidemiología de este virus- que inflama los pulmones (neumonía) o las vías respiratorias pulmonares (bronquiolitis) de los bebés- y han aparecido brotes importantes de casos fuera de la temporada habitual.

Por ello, reclaman que se refuercen “desde este momento” las medidas higiénico-sanitarias sobre la población de riesgo de padecer infecciones graves por VRS, principalmente por el inicio del nuevo curso escolar con presencialidad total y exención del uso de mascarilla en niños menores de 6 años.

¿Cómo se contagia el virus respiratorio sincitial?

El virus respiratorio sincitial, es una enfermedad viral común, que en la mayoría de los casos causa síntomas leves similares a los del resfriado en los adultos y en los niños sanos mayores. En los bebés, puede provocar infecciones pulmonares graves, especialmente aquellos que están en ciertos grupos de alto riesgo, señalan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El virus se disemina a través de diminutas gotitas que van al aire cuando una persona enferma se suena la nariz, tose o estornuda o por medio de contacto directo, es decir, tocando, besando y estrechando la mano de alguien infectado con el virus. También se puede contagiar al tocar un objeto o una superficie con el virus y luego, sin lavarse las manos, llevárselas a la boca, la nariz o los ojos.

El virus puede vivir durante media hora o más en las manos e igualmente puede vivir hasta 5 horas en los mostradores o varias horas en los pañuelos usados.

En general, las personas con una infección por virus respiratorio sincitial son contagiosas durante tres a ocho días. Sin embargo, los bebés y las personas con sistemas inmunitarios debilitados pueden continuar propagando el virus durante 4 semanas.

La infección puede ocurrir en personas de todas las edades. Pero es muy común en niños pequeños. Casi todos los niños se infectan con el virus respiratorio sincitial a los 2 años.

Síntomas del virus respiratorio sincitial

Los síntomas de la infección por virus respiratorio sincitial comienzan entre 4 y 6 días después de la infección. Estos incluyen: congestión nasal, poco apetito, tos, estornudos, fiebre y sibilancias (sonidos agudos y silbantes que se producen durante la respiración a causa de un bloqueo parcial en las vías respiratorias)

Estos síntomas generalmente aparecen por etapas en lugar de todos a la vez. En bebés muy pequeños, los únicos síntomas pueden ser irritabilidad, disminución de la actividad y dificultad para respirar.

El virus respiratorio sincitial también puede causar infecciones más graves, especialmente en personas con alto riesgo. Estas infecciones incluyen bronquiolitis (inflamación de las pequeñas vías respiratorias del pulmón) y neumonía (infección de los pulmones).

Tratamientos

No existe un tratamiento específico para la infección por virus respiratorio sincitial. La mayoría de las infecciones desaparecen por sí solas en una o dos semanas. Los analgésicos de venta libre pueden ayudar con la fiebre y el dolor. Sin embargo, a los niños no se les debe suministrar aspirina ni medicamentos para la tos si tienen menos de cuatro años. También es importante tomar suficientes líquidos para prevenir la deshidratación. Algunas personas con infección severa pueden requerir hospitalización para administrarles oxígeno.

¿Se pueden prevenir?

No existen vacunas para el virus respiratorio sincitial. Pero es posible que pueda reducir su riesgo de contraer o propagar una infección por virus respiratorio sincitial si:

- Se lava las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos

- Evita tocarse la cara, la nariz o la boca con las manos sin lavar

- Evita el contacto cercano, como besarse, darse la mano y compartir tazas y utensilios para comer si usted está enfermo o si otras personas están enfermas

- Limpia y desinfecta las superficies que toca con frecuencia

- Se cubre la tos y los estornudos con un pañuelo de papel. Luego deseche el pañuelo y lávese las manos

- Se queda en casa cuando está enfermo