¿Qué peligros amenazan a la población de La Palma ahora que la lava llegó al mar?

El contacto de la lava con el agua marina puede producir una nubes tóxicas muy nocivas para la salud

Thumbnail

La lava del volcán de Cumbre Vieja, que erupcionó hace 10 días en La Palma (Canarias), ha llegado este martes por la noche al mar. Las autoridades están preocupadas por la reacción que pueda provocar el magma una vez que ha entrado en contacto con el agua salada.

Las cámaras de Televisión Canaria han captado el momento en el que la colada de lava llegaba al mar, aunque la oscuridad de la noche no ha permitido ver las columnas de vapor de agua que supuestamente se han debido formar por el choque térmico de la lava con el mar, que resultan ser muy peligrosas ya que son tóxicas para los ojos, los pulmones y la piel.

Protección Civil ha pedido a la ciudadanía que no se acerque a esa zona por los peligros para la salud que puede suponer y ha recordado que el único fallecido por el volcán del Teneguía, en la misma isla de La Palma en 1971, se produjo precisamente cuando el magma llegó al océano y por inhalación de sustancias tóxicas.

Los expertos explican que se producirá un choque térmico muy notable, a tenor de los 1.000 grados que puede tener el material volcánico que entre en contacto con un agua que está a 23 grados. La diferencia de temperatura provocará una reacción química entre los materiales que componen la lava y los del agua marina que puede generar explosiones y la emisión de gases nocivos.

Cuatro peligros

En total, hay cuatro peligros principales asociados a la lava que entra en contacto con el océano, según el Servicio Geológico de Estados Unidos: el colapso repentino de los terrenos y acantilados adyacentes a la zona, las explosiones desencadenadas por el colapso, las olas de agua hirviendo que se generen en la costa y, por último, las columnas de vapor con ácido clorhídrico y pequeñas partículas de vidrio. Estos gases pueden ser muy peligrosos para la salud, especialmente para personas con enfermedades respiratorias preexistentes. Además, de daño pulmonar, pueden provocar irritación de los ojos y la piel.

No obstante, meteorólogos de Meteored, consideran que la llegada al mar de lava del volcán podría provocar gases tóxicos en la atmósfera que afectarían a zonas pobladas de la isla, pero no lluvia ácida. “En principio el tema de la lluvia ácida no es a día de hoy un motivo de preocupación. Sí lo es la presencia de un alto contenido de gases tóxicos”, ha afirmado este martes el meteorólogo José Miguel Viñas durante un encuentro virtual.

Aunque ha reconocido que “se está especulando si en algún momento esos gases podrían generar nubes que pudieran dar lugar a una precipitación de carácter ácido”, ha apuntado que en estos momentos en la zona hay una situación de régimen de alisios que “no favorece las lluvias”. En este punto, ha advertido de que esos materiales dan tanto al agua como al aire “un contenido ácido de toxicidad” y ha señalado que cuando lleguen esos vapores “se acordonará un perímetro bastante alto”.

Por su parte, el meteorólogo Francisco Martín ha resaltado que el impacto del volcán de La Palma “tiene que entenderse a una escala local, pero no a una escala global”, ya que su erupción no es una erupción explosiva, “que son las que tienen un impacto a no muy largo plazo en el clima, provocando una enfriamiento global”.