La lava del Cumbre Vieja arrasa con todo

Preocupan los gases: se emitirán entre 6.000 y 9.000 toneladas de dióxido de azufre cada día

Thumbnail

Los expertos habían previsto que una de las tres coladas que avanzaban desde la boca del Cumbre Vieja hacia la costa oeste de la isla de La Palma llegaría al agua (creían que desembocaría en Playa Nueva, en la costa de Tazacorte) entre las 20:00 y las 21:00 horas, el material volcánico aún no ha llegado al agua. Al parecer, el ritmo de avance del río incandescente disminuye ya que se va enfriando y pierde velocidad.

Las coladas, eso sí avanzan sin piedad a lo largo de la ladera oeste de la isla hasta llegar a la costa. A su paso, arrasaba con todo lo que iba encontrando: viviendas, cultivos, fincas y carreteras. Nada se puede hacer cuando el corazón de la Tierra ruge con fuerza y decide romper la corteza para salir a borbotones: solo evacuar a personas y animales y dejar a la naturaleza que fluya. Entre 120 y 130 viviendas ya se han visto afectadas, según el director general de Protección Civil, Leonardo Marcos.

Cerca de 6.000 personas fueron evacuadas ya desde antes de que la Montaña Rajada comenzara a expulsar lava a eso de las 15:12 horas del domingo (hora local). Antes, personas con movilidad reducida y animales ya habían sido evacuados mientras que el domingo se realizó el grueso de los traslados a zonas como el campo de fútbol de El Paso. Esta mañana fueron unas 40 viviendas de la zona de Tazacorte, hacia donde discurría el «río incandescente» antes de llegar al mar. En este sentido Capitanía Marítima había establecido un perímetro de exclusión por el mar desde el sur (en Punta del Pozo, en la zona de Puerto de Naos) al norte (en Playa Viñas, de Tazacorte).

Dos fisuras

Los expertos del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico aseguraban hoy que la erupción continuaba emitiendo el mismo por dos fisuras alineadas a unos 200 metros de distancia entre sí aunque había varios puntos de emisión.

El volcán, según el Pevolca (Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias), tiene un «cono principal» de 900 metros. Las coladas –la lava, según los expertos, alcanzaba una temperatura de 1.113 grados– tienen 100 metros de ancho y pueden alcanzar más de seis metros de alto ya que la profundidad del «río» depende de la anchura del «cauce» por donde discurra. No obstante, la velocidad de avance descendía a medida que la lava iba bajando por la ladera de la montaña hasta encontrarse con el mar; concretamente iba a una velocidad de entre 200 y 280 metros por hora.

Gases volcánicos

Los gases volcánicos que va emitiendo a su paso y que continuarán saliendo a lo largo de las próximas semanas pueden alcanzar los 3000 metros de altura y la emisión de dióxido de azufre puede ser de entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias.

A pesar de todos los daños económicos que tendrán que valorar las autoridades, El director del 112 Canarias, Moisés Sánchez, señaló ayer que la erupción del volcán de La Palma no es que les «pillara con el pie cambiado», pero sí ha admitido que el proceso se aceleró «de forma exagerada» en función de las series históricas de otros volcanes. En declaraciones a Efe, Sánchez indicó que en el seno del comité científico del Pevolca existen «varias escuelas en la discusión», pero todas coincidían apenas unas horas antes en que La Palma había entrado en un proceso «claramente preeruptivo» y un «riesgo claro» de erupción. Según el director de Protección Civil, cuando el pasado día 11 comenzó la actividad sísmica en la isla, se desplazaron equipos del Instituto Geográfico Nacional y comenzaron los planes de actuación y de información a la ciudadanía.

Población «acostumbrada»

Para Marcos, la parte «positiva» de que La Palma sea una isla históricamente sometida a una gran presión sísmica es que la población está «acostumbrada» y por ello responde muy bien a la emergencia y a las recomendaciones de las autoridades. La zona por donde ha pasado la lava tardará, eso sí, 20 años en ser suelo fértil.

Un decreto para reconstruir “urgente” las casas

El Gobierno de Canarias está trabajado ya en un borrador de decreto ley para poder recalificar los terrenos en los que se sitúan las viviendas que se han visto afectadas por la erupción volcánica iniciada en el día de ayer en la isla de La Palma, para que «con urgencia e inmediatez» se puedan reconstruir. Así lo ha anunciado esta mañana el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, en una rueda de prensa tras una reunión técnica con los expertos y en la que compareció junto al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata.

La comparecencia se produjo, tras una visita al centro de acogida de afectados en El Fuerte y atendido por Cruz Roja. Allí conocieron de primera mano la situación por la que atraviesan muchos vecinos de la isla y muchos dependientes que tuvieron que ser desalojados de sus viviendas tras la erupción. Torres destacó que lo más importante en estos momentos es «cuidar la seguridad» y que se arbitren «todos los mecanismos y las ayudas» por parte de las administraciones públicas. Por ello, desde el Gobierno canario ya se está trabajando, «con urgencia», en dicho borrador de decreto ley porque «va a haber daños importantes en las viviendas y en las propiedades de los vecinos, que se han visto afectados por la llegada de las coladas a sus fincas».