Italia sólo dejará entrar a los restaurantes, cines y museos a los vacunados

La prueba diagnóstica negativa sólo será válida para acceder al puesto de trabajo, usar el transporte público o viajar en tren y en avión

El ministro de Sanidad italiano Roberto Speranza, junto al primer ministro Mario Draghi
El ministro de Sanidad italiano Roberto Speranza, junto al primer ministro Mario DraghiFABIO FRUSTACIEFE

Italia da un paso más para tratar de salvar las Navidades y frenar el aumento de los contagios en el país, que ayer sumó más de 12.400 nuevos positivos y 85 muertos. El Ejecutivo de Mario Draghi aprobó un nuevo decreto que introduce una suerte de “pasaporte covid reforzado”, que sólo se podrá obtener tras recibir el ciclo completo o después de haber superado la enfermedad. Los no vacunados no podrán, por lo tanto, acceder a cines, teatros, museos, restaurantes, estadios o realizar cualquier actividad de ocio en espacios cerrados.

Desde el pasado verano, el pasaporte covid es imprescindible en Italia para realizar cualquier actividad social, pero hasta ahora el documento se podía obtener también con una prueba de antígenos negativa realizada en 48 horas antes. Todo eso cambiará a partir del 6 de diciembre, cuando será imprescindible haberse inoculado el suero o haber pasado la enfermedad para poder obtener el ‘Super Green Pass’, como ha sido bautizado en el país transalpino el nuevo certificado sanitario. La prueba diagnóstica negativa sólo será válida para acceder al puesto de trabajo o viajar en avión, trenes de larga distancia y, como novedad, en el transporte público local.

La vacunación obligatoria, actualmente vigente para profesores y personal sanitario, se extenderá también al resto de trabajadores escolásticos y a las fuerzas del orden. El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, anunció que la tercera dosis de la vacuna --que comenzará a inyectarse cinco meses después de haber recibido la segunda-- estará disponible para todos los italianos mayores de 18 años, mientras que el comité científico que asesora al Gobierno en la gestión de la pandemia está estudiando ampliar la vacunación a los menores de 12 años.