La mitad de las mujeres vacunadas -o que han pasado la covid- sufre trastornos menstruales

El Comite Europeo de Farmacovigilancia analizará de nuevos los datos reportados para averiguar si existe alguna relación causal entre la inmunización y estas alteraciones

Una enfermera vacuna a una mujer en el Hospital público de emergencias Enfermera Isabel Zendal (Madrid)
Una enfermera vacuna a una mujer en el Hospital público de emergencias Enfermera Isabel Zendal (Madrid) FOTO: A. Pérez Meca Europa Press

Una de cada dos mujeres vacunadas ha sufrido alteraciones en el ciclo menstrual, como adelantos o retrasos de la menstruación, sangrado mucho más abundante de lo habitual, ciclos que cambiaron durante los siguientes meses o reglas que incluso desaparecieron durante un tiempo. Lo refrendan estudios realizados en distintas partes del mundo, como Estados Unidos, Noruega, Reino Unido y España. La aparición de un mayor número de casos según avanzaba la estrategia de vacunación y la escasez de evidencia científica sobre la ocurrencia de estas alteraciones han propiciado la realización de nuevas investigaciones.

Según los resultados preliminares de un estudio transversal llevado a cabo por la Universidad de Extremadura con una muestra de 17.515 mujeres vacunadas o que han pasado la enfermedad, entre el 45-50 % de las encuestadas ha sufrido algún tipo de alteración en su ciclo menstrual. En el caso concreto de las mujeres vacunadas, un 46,8 % informó de alteraciones en la duración del ciclo y un 44,5 % en el flujo del periodo tras recibir la primera dosis, porcentajes que se ven incrementados hasta el 49 % y el 47 %, respectivamente, al recibir la segunda dosis.

Los expertos coinciden en que se necesitan más estudios para saber qué incidencia tienen estos datos y conocer si estos cambios se deben a la vacuna o, simplemente, a alteraciones que se dan habitualmente entre la población. Y es que, hasta el momento, no se ha establecido una relación causal. Estudios con otras vacunas sí han reportado este tipo de alteraciones por lo que hay una cierta lógica en que esto suceda también con la de la covid. “Estamos en ese punto ahora, en el de analizar los datos que tenemos con mayor profundidad para ver el nivel de impacto de estos cambios en el ciclo menstrual, y su grado de el grado de severidad y de duración”, señala la ginecóloga y obstetra- divulgadora y escritora- Miriam Al Adib Mendiri, que ha participado en el estudio español.

Para Fernanda Llambías, una mallorquina de 29 años residente en Madrid, no hay ninguna duda de que existe esa relación. Al menos en su caso. Desde que se vacuno, el pasado mes de julio, su salud ginecológica ha ido de mal en peor. “Los dolores tardaron más o menos un mes en aparecer, pero cuando lo hicieron fue de un modo insoportable. En octubre de 2021 empecé a tener diarrea y vómitos todos los días: TODOS” explica con desesperación.

Y es que en ese momento empezó su periplo por el ginecólogo y distintos hospitales para tratar de averiguar que le pasaba. “A principios de diciembre fui al ginecólogo a hacerme una revisión y me dijeron que estaba todo bien; yo seguía con dolores que no se me pasaban tomando ibuprofeno. En diciembre me contagié de covid, lo pasé con algo de fiebre, pero sin más molestias. Hasta la primera regla posterior, que me dio un dolor de morirme, mucho más fuerte incluso que el de meses anteriores”, detalla.

A finales de febrero, cuando volvió a venirle la regla, el dolor fue como el de un cólico nefrítico. En Urgencias le hicieron varias pruebas para finalmente decirle que lo más probable es que su proceso estuviese relacionado con la vacunación y con la infección posterior. “Fue la primera vez que un médico me hablo de ello, hasta entonces no sabía que pudiera tener algo que ver con eso”. Justo por esa época, los CDCs de Estados Unidos habían alertado sobre casos de cólicos nefríticos asociados a la inmunización con vacunas de ARNm, y las investigaciones sobre el vínculo de estas con los desajustes menstruales ya había arrojado las primeras sospechas. A día de hoy, Fernanda tiene una piedra de 6,8 cm, infección de orina y el colédoco dilatado, un quiste en los ovarios de 5 centímetros y un diagnóstico de endometriosis. “Vivo con dolor menstrual a diario, tomo Enantyum todos los días y, además, probablemente me tengan que operar si la endometriosis no se me cura tomando la píldora. Es horrible, y lo peor de todo es que no se conozca, que haya tardado tanto en saberse; sabiéndolo, quizá habría gente que nos hubiéramos pensado si vacunarnos o no”, concluye.

Por ahora, no hay ninguna evidencia científica sobre una posible relación entre la covid y la vacunación y la endometriosis, o la inversa. “La endometriosis es una enfermedad multifactorial, cuyas causas no están claras, pero lo que sí se sabe es que es una patología inflamatoria e estrogenodependiente. Dado la vacuna- y la covid- tienen efectos tanto en el sistema inmunológico como en el hormonal, se puede plantear la hipótesis de que sean factores precipitantes”, explica Al Adib.