La mascarilla dejará de ser obligatoria en aviones y aeropuertos

No obstante, dependerá de las aerolíneas y de los países de origen y destino del viaje

Un chico con el equipaje en la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez, Madrid-Barajas
Un chico con el equipaje en la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez, Madrid-Barajas FOTO: A. Pérez Meca Europa Press

La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) han eliminado la recomendación del uso obligatorio de mascarillas en aeropuertos y a bordo de un vuelo como parte de las medidas anticovid.

En un comunicado conjunto emitido este miércoles, las dos agencias, han anunciado la nueva medida que consideran “un gran paso adelante en la normalización de los viajes aéreos” para pasajeros y tripulaciones.

Según han explicado ambas organizaciones, la actualización del Protocolo conjunto de Seguridad Sanitaria en la Aviación “tiene en cuenta los últimos desarrollos en la pandemia y, en particular, los niveles de vacunación y la inmunidad adquirida naturalmente, y el consiguiente levantamiento de las restricciones en un número creciente de países europeos”.

Aunque las nuevas recomendaciones entrarán en vigor el 16 de mayo, a partir de entonces la normativa sobre el uso de la mascarilla podría variar en función de la aerolínea y de si parten o aterrizan en lugares con una normativa distinta.

Por ejemplo, los vuelos hacia o desde un destino donde todavía se requiere el uso de mascarillas en el transporte público deberán seguir fomentando el uso de mascarillas. Aquí en España todavía es obligatorio el uso de este elemento de protección en el transporte público.

Además, los pasajeros vulnerables deberán seguir usándola, preferentemente un tipo FFP2/N95/KN95 que ofrezca un mayor nivel de protección que una máscara quirúrgica estándar.

No obstante, el director ejecutivo de la EASA, Patrick Ky, pide a los ciudadanos que se comporten de “forma responsable” y respeten la elección de los demás a su alrededor. Además, aconseja que los pacientes que estén tosiendo y estornudando “deberían considerar seriamente usar una mascarillas, para tranquilidad de los que están sentados cerca”.

Por su parte, el director del ECDC, Andrea Ammon, apuntó que “si bien ya no se recomienda el uso obligatorio de mascarillas en todas las situaciones, es importante tener en cuenta que, junto con el distanciamiento físico y una buena higiene de manos, es uno de los mejores métodos para reducir la transmisión”.

Las agencias también recomendaron que las aerolíneas mantengan los sistemas para registrar la localización de los pasajeros en caso de que sean necesarios en el futuro, por ejemplo, si surge una nueva variante peligrosa.