Sanidad confirma prácticas sexuales de riesgo en la mayoría de los infectados por la viruela del mono

No descarta la detección de más casos en su último informe sobre la enfermedad

El Ministerio de Sanidad ha confirmado que “un elevado porcentaje” de casos de viruela del mono -Monkeypox- son hombres que habían tenido relaciones en contextos sexuales de riesgo. Así lo destaca en su último informe de situación sobre la alerta declarada en España y otros países por la irrupción de esta enfermedad. El documento, que emana del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES) que dirige Fernando Simón, puntualiza no obstante que “no se puede excluir su transmisión en otros grupos poblacionales”. “Con el objetivo de disminuir el riesgo de transmisión se deben minimizar los comportamientos de riesgo asociados a la transmisión de este virus”, subraya, añadiendo que “en el contexto actual no se puede descartar la detección de más casos asociados a esta alerta, identificados mediante la búsqueda activa que se realiza en los servicios sanitarios”.

Sanidad recuerda que Monteypox es una enfermedad zoonótica viral cuyos primeros casos humanos se identificaron en la República Democrática del Congo en 1970. “El número de casos en países de África occidental y central ha aumentado durante la última década y, en la actualidad, hay diversos países africanos con brotes activos de MPX. Fuera de África, en los últimos años, se han documentado casos de MPX en diferentes países como en EEUU, Reino Unido, Israel y Singapur.

Todos estos eventos se han vinculado a un caso importado o a un contacto con animales importados de zonas endémica”, explica el informe. Según los datos recopilados, el inicio de la alerta se produjo después de que la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Reino Unido informara el 14 de mayo sobre la identificación de dos casos de la enfermedad, sin antecedente reciente de viaje y sin contacto con un caso de viruela del mono importado semanas previas del que se había informado el 7 de mayo. Esta agencia informó de otros cuatro casos el 16 de mayo, también sin antecedentes de viajes recientes a áreas endémicas y sin contacto con los casos anteriores. “Aunque las investigaciones continúan, ésta es la primera vez que se notifican cadenas de transmisión de Monkeypox en Europa, en las que no se han podido identificar vínculos epidemiológicos con África Occidental o Central”. Tras estos casos y los detectados en otros países, como Portugal, Italia o Suecia, España ha abierto una alerta nacional, y “se ha comunicado a la ponencia de alertas la situación y se ha enviado a todos los actores clave para garantizar una rápida respuesta, oportuna y coordinada”.