Así es el nuevo fármaco contra el insomnio que causa menos dependencia y efectos secundarios

El daridorexant, aprobado en Europa, es seguro y no crea tolerancia ni deja somnolencia al día siguiente

Medicamentos, pastillas.
Medicamentos, pastillas. FOTO: Dreamstime

Más de 12 millones de personas en España no descansan de forma adecuada y más de 4 millones padecen algún tipo de trastorno del sueño crónico y grave, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). El insomnio es el trastorno del sueño más frecuente en nuestro país: hasta el 35 % de la población adulta padece insomnio agudo y hasta un 15 %, insomnio crónico. Hablamos de insomnio crónico cuando la situación se alarga durante más de tres semanas y la calidad de vida se resiente significativamente.

El sueño está involucrado en innumerables procesos fisiológicos, por lo que no dormir bien se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar diversas enfermedades como obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades vasculares, cambios metabólicos, cáncer, disfunciones neurocognitivas o problemas de salud mental.

Las causas principales de las patologías del sueño son el estrés y la ansiedad y tener unos malos hábitos del sueño. Para ayudar a regular el sueño es importante tener unas rutinas: acostarse y levantarse a la misma hora, establecer unos horarios de sueño de entre 7 y 9 horas diarias, evitar el uso de dispositivos antes de acostarse y hacer algo relajante antes de ir a dormir.

Si estos hábitos no son suficientes, se puede plantear un tratamiento farmacológico. La mayoría de los medicamentos usados contra el insomnio como el lorazepam o el diazepam destacan por tener efectos secundarios como somnolencia al día siguiente o dependencia a los mismos. Además, muchos de ellos acaban haciendo que el cuerpo se acostumbre y pierden efecto.

Este mes de mayo la Comisión Europea ha dado luz verde al primer fármaco para el tratamiento del insomnio crónico: daridorexant. El medicamento, que necesitará receta médica para comprarse en farmacias, está indicado para “pacientes adultos con insomnio siempre y cuando los síntomas se alarguen durante tres meses causando un considerable impacto en la actividad diurna”, señala la Agencia Europea del Medicamento.

Se venderá bajo la marca Quviv y plantea una estrategia diferente a los fármacos que se prescribían hasta ahora contra el insomnio. Daridorexant actúa a través de un novedoso mecanismo de acción que, en vez de inducir el sueño mediante una amplia inhibición de la actividad cerebral, bloquea únicamente la activación de los receptores de la orexina. Así, reduce el desencadenante de la vigilia y permite que se produzca el sueño, manteniendo intacta la estructura de este en todas sus fases.

El fármaco produce menos efectos secundarios y no crea dependencia ni tolerancia. Además, no suele dejar somnolencia al día siguiente, por lo que mejora la actividad diurna, según recogen dos estudios publicados en The Lancet Neurology. En los ensayos clínicos, las reacciones adversas que se notificaron con mayor frecuencia fueron cefalea y somnolencia (2-3%). La mayoría de ellas tuvieron una intensidad leve o moderada.

Según el regulador de la Unión Europea, la dosis recomendada de daridorexant es un comprimido de 50 mg por noche administrado 30 minutos antes de acostarse, aunque podría tardar más en actuar si se ha comido de forma copiosa. La EMA señala que “la duración del tratamiento debe ser lo más corta posible y su médico debe reevaluar la continuación del mismo al cabo de tres meses”.