“Hay suficiente suministro” de la vacuna contra la viruela del mono, asegura el fabricante

La empresa Bavarian Nordic señala que puede producir hasta 30 millones de dosis en un año de “Imvanex”

Un empleado de Bavarian Nordic en un laboratorio de la compañía en Martinsried, cerca de Munich (Alemania)
Un empleado de Bavarian Nordic en un laboratorio de la compañía en Martinsried, cerca de Munich (Alemania) FOTO: LUKAS BARTH REUTERS

Bavarian Nordic, única empresa del mundo cuya vacuna contra la viruela del mono cuenta con la aprobación reglamentaria, ha señalado que hay suficientes suministros de la vacuna para hacer frente al actual brote a nivel mundial. Según ha explicado Rolf Sass Sorensen, un portavoz de la compañía, a la agencia DPA recogidas por EP, actualmente son capaces de producir hasta 30 millones de dosis de “Imvanex” al año.

La empresa tiene su sede en Dinamarca y produce la vacuna allí, aunque inicialmente se desarrolló en la sucursal alemana de Martinsried, cerca de Múnich (Alemania). Sin embargo, la vacuna sólo está aprobada en Estados Unidos, donde se llama ‘Jynneos’, y en Canadá.

Actualmente se está planeando su aprobación en la Unión Europea, según ha detallado Sorensen. En Europa, la vacuna sólo ha sido aprobada para la viruela en humanos, que se considera extinguida. La vacuna también se utiliza en Reino Unido pero sin la correspondiente aprobación.

Sorensen ha detallado que la compañía está recibiendo muchas consultas sobre el suero, pero no ha precisado qué países la habían comprado ni en qué cantidad. Alemania ha pedido “hasta 40.000 dosis” de la vacuna contra la viruela, según el ministro de Sanidad alemán, Karl Lauterbach.

La vacuna de Bavarian Nordic se desarrolló originalmente sobre la base de un trabajo con el gobierno de EE UU establecido después del ataque a las Torres Gemelas de 2001, cuando Washington temía que un futuro ataque pudiera involucrar a los virus de la viruela.

El gobierno planeaba vacunar a toda la población, según Sorensen, señalando que las vacunas más antiguas estaban asociadas a importantes efectos secundarios. “Por eso acudieron a nosotros y nos pidieron que hiciéramos una generación mejor y más nueva de la vacuna contra la viruela. Se trata de una vacuna muy segura que ha sido probada con datos muy sólidos”, ha remachado.