Prepara esta trampa para librarte de una vez por todas de las avispas

Cada año mueren en España alrededor de veinte personas a consecuencia de una reacción alérgica al veneno de las picaduras de estos insectos

Macrofotografía de un ejemplar de avispa asiática / Foto: Efe
Macrofotografía de un ejemplar de avispa asiática / Foto: Efe

Durante la época estival es cuando tienen lugar la gran mayoría de las picaduras de avispas. Estos insectos tan fastidiosos insectos pertenecen a la familia de los himenópteros. Y “los himenópteros pican más en los meses cálidos, porque se hace más vida al aire libre y es también cuando estos insectos están activos, explica a Europa Press la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). Esto, que podría ser un problema menor si se tratase de otro tipo de insectos, se convierte en un asunto de gravedad en el caso de las avispas.

Las avispas se reconocen por la cara
Las avispas se reconocen por la cara

El problema -según explican las doctoras Mar Fernández Nieto y Lourdes Arochena, del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid- es que entre el 15-25% de la población presenta sensibilización al veneno de avispas o abejas. Y en el caso de las personas más expuestas a ellas, como los apicultores o los jardineros, puede alcanzar hasta el 36 por ciento. Y es que, la alergia a la picadura de la avispa no se hereda, sino que se adquiere y se agrava a medida que se sufren más y más picaduras. De hecho, se necesita una picadura para hacerse alérgico.

Y no es un asunto menor. Sufrir reacciones alérgicas a la picadura de las avispas es -en realidad- una condición de alto riesgo. Estamos hablando de que cada año mueren en España alrededor de veinte personas, a consecuencia de una reacción alérgica al veneno de las picaduras de estos himenópteros.

Todos estos factores hacen que debamos prestar una especial atención a estos insectos. Sobre todo si tenemos niños en casa, porque estos tienden a moverse muy rápido, a jugar en las piscinas, etc. Desde el periódico La Razón queremos compartir con usted, un método casero que permite librarse de gran parte de ellas... y de una forma muy barata:

Cómo preparar una trampa para avispas

Preparar esta trampa es tremendamente sencillo. Sólo se necesita una botella de plástico vacía de 2L, unas tijeras, alguna cinta adhesiva y algún tipo de cebo. Normalmente, las avispas se sienten atraídas por el azúcar. Así que, casi todos los cebos para avispas suelen ser bebidas azucaradas, como la coca-cola, por ejemplo. Otras alternativas que también les resultan muy atractivas para ellas son una mezcla de vinagre, sal y azúcar u otra de miel con zumo de fruta, mermelada o vino.

Imagen de una avispa velutina
Imagen de una avispa velutina

Una vez que nos hemos hecho con todos estos elementos, lo único que tenemos que hacer es coger la botella y recortar la parte superior... justo antes de la zona en la que empieza a estrecharse la botella. Luego, quitaremos el tapón y cogeremos el embudo que hemos cortado, lo colocaremos al revés y empujaremos hasta que encaje y no quede ningún espacio en la unión.

Para asegurarte de que ninguna avispa un poco más inteligente que el resto no tenga posibilidades de supervivencia, conviene sellar definitivamente la unión con un poco de cinta adhesiva. Y por último, debemos introducir el cebo en el fondo de la botella y colocar la trampa en una zona donde estos bichos suelen estar a gusto, como en la basura, en la piscina, etc.