La emancipación juvenil crece por primera vez en 15 años

En el segundo trimestre de 2021 fue del 15,6%, pero se mantuvo tres puntos más baja que antes de la covid

La mitad de los jóvenes españoles tuvieron un contrato temporal en el segundo semestre de 2021
La mitad de los jóvenes españoles tuvieron un contrato temporal en el segundo semestre de 2021 FOTO: Cristina Bejarano La Razón

El Consejo de la Juventud de España (CJE) presentó ayer la nueva edición del Observatorio de Emancipación correspondiente al segundo trimestre de 2021. Por primera vez desde hace quince años, el informe registra una subida de la tasa de emancipación de los jóvenes de entre 16 y 29 años, que se incrementó en la segunda mitad de 2021 en 0,7 puntos porcentuales respecto al semestre anterior, hasta situarse en el 15,6%. No obstante, esta cifra supone más de tres puntos menos del porcentaje que se manejaba antes de la pandemia (18,7%).

La presidenta del Consejo, Elena Ruiz, celebró este ligero crecimiento porque, a su juicio, supone la salida hacia la «recuperación» tras la covid-19. No obstante, también señaló que lo hace desde «la cautela» porque hay que esperar, según explicó, hasta comprobar que se trata de una tendencia que va a más y no de un dato puntual.

Según el documento esta mejora se apoyó en «una intensa recuperación del empleo destruido a raíz de los confinamientos provocados por la pandemia» lo que, además ha llevado a una caída semestral de la tasa de paro joven de 5,2 puntos, hasta alcanzar el 23,6%, el dato más bajo desde 2008.

El CJE alerta de la «precariedad» en la que, a su juicio, «se está cimentando» este crecimiento. De esta forma, el informe denuncia que la mitad de las personas jóvenes con trabajo tenía un contrato temporal, situándose la tasa de temporalidad en el 55,4% (el mismo nivel de 2019). Asimismo, el Observatorio advierte de que el 25,4% de los contratos de jóvenes están vinculados a la parcialidad y, de ellos, un 14,8% están relacionados con la parcialidad no deseada. Respecto a la población joven inactiva, que constituye el 47,8%, según el estudio, se destaca que un 89,7% se encuentra en esta situación por estar estudiando, lo que supone la cifra más alta en este aspecto de toda la serie histórica. De este modo, los conocidos como «ninis» eran, a finales de 2021, solo el 2,4% de la juventud inactiva en el país.

Acceso a la vivienda

En lo que se refiere al acceso a la vivienda, el informe indica que una persona joven debía dedicar 3,8 veces su sueldo neto íntegro para poder sufragar la entrada de una hipoteca (unos 170.000 euros de media), cuando una persona joven con condiciones laborales estables solo podía permitirse hasta 100.000€ sin sobreendeudarse.

Pero la otra alternativa, el alquiler, tampoco ha sido una solución, ya que la creciente subida de los precios puso a la juventud en serios apuros: el precio medio del alquiler en España ascendió a 848 euros mensuales, mientras que una persona joven solo podía destinar 320€ al mes para el alquiler sin sobreendeudarse.

Por este motivo Elena Ruiz señaló que «ha llegado el momento de priorizar a la juventud en la agenda pública. La juventud será la que marque el futuro de España y por eso ha llegado la hora de alcanzar una gran Alianza». «No podemos seguir esperando respuestas políticas bajo la falsa premisa de que nuestros problemas se resolverán en el futuro, cuando no seamos jóvenes», aseveró.

Del mismo modo, lamentó que los dirigentes no hayan aprovechado otras iniciativas que se han llevado a cabo para beneficiar a los jóvenes y puso como ejemplo el Ingreso Mínimo Vital (IMV) al que, según denunció, no se permite acceder a los jóvenes de entre 18 y 23 años. Además, criticó que a los menores de 30 que sí podrían acceder a esta prestación se les ponen «requisitos más duros» que a los que superan esta edad.

Finalmente, también indicó que para paliar la situación de desigualdad de este colectivo habría que elevar el Salario Mínimo Interanual en un 60% con respecto al salario medio del país.