Catástrofes naturales

Terremotos: estas son las zonas de mayor peligrosidad en España

Existe un catálogo de recomendaciones básicas para hacerles frente y se realizan simulacros con frecuencia

Simulacro de un terremoto en Andalucía
Simulacro de un terremoto en Andalucía Efe Efe

Después de que hace una semana un terremoto de 5,4 grados en la escala de Richter sacudiese el Golfo de Cádiz y se sintiera en la provincia de Huelva y que, ese mismo fin de semana, una brusca subida de la marea desatase la alarma por un falso «mini tsunami» en la playa de Valdelagrana en la localidad gaditana del Puerto de Santa María, es más necesario que nunca tomar conciencia al respecto y conocer las medidas de precaución para prevenir daños mayores.

Según explica Javier Fernández, sismólogo en la Red Sísmica Nacional del Instituto Geográfico Nacional (IGN), «los terremotos que ocurren por la zona de Andalucía y el sur de España es algo que ocurre de manera generalizada, por lo que hay que estar atento y conocer las medidas de precaución para saber qué hacer antes, durante y después, pero no es algo que sea alarmante, sino que debemos convivir con ello».

El experto explica que España «se encuentra justo en el sur, en el límite de placas, entre la euroasiática –a la que pertenece España– y la placa africana. Ahí hay una serie de mecanismos que producen terremotos, principalmente por la zona sur, de forma que siempre hay una mayor ocurrencia de terremotos en la zona de Murcia, el Levante y el sur de España». No obstante, ello no quiere decir que no ocurra en el norte, puesto que los Pirineos es otra zona muy propicia, aunque en el sur hay una mayor incidencia.

En este sentido, desde el Instituto Geográfico Nacional señalan que de forma periódica –una o dos veces al año, según las circunstancias– se hacen simulacros en colaboración con otras instituciones nacionales e incluso francesas. «Nuestro papel en este caso es indicar de la ocurrencia del terremoto y de la posible generación del tsunami, el resto de acciones a llevar a cabo depende de las otras instituciones u organismos», indica el sismólogo.

Para conocer con exactitud la diferencia entre terremoto y tsunami, desde el IGN explican que «los terremotos pueden ocurrir en cualquier parte del territorio, pero hay zonas mas propensas, que son los límites de placas u otras zonas de convergencia o divergencia». Por su parte, «los tsunamis se pueden producir por distintos motivos, aunque el principal es que haya ocurrido un terremoto, por lo que se desplaza un bloque de tierra y, a su vez, otro de agua. La masa se iría desplazando en todas las direcciones pudiendo alcanzar la costa».

En cuanto a las escalas, en lo que se refiere a terremotos, se diferencian las escalas de intensidad o las de magnitud. En general, se habla de las de intensidad para conocer la severidad del terremoto, es decir, sus efectos y daños. «Estos comienzan a producir daños con una intensidad de valor cinco, que es cuando aparecen fisuras en los edificios, pequeños desprendimientos, entre otras consecuencias», señala Fernández.

Así, a pesar de que los terremotos no se pueden predecir, existe una serie de recomendaciones sencillas para estar preparados y prevenir riesgos para saber qué hacer antes, durante y después de un terremoto o tsunami. Según el experto, «unas pautas muy básicas pueden salvarnos de que se produzca una serie de daños».

Conocer vías de escape

Entre ellas, se sugiere que antes de que el fenómeno ocurra, es importante conocer vías de escape de la casa o lugar de trabajo, aprender a cortar los suministros o tener preparado un botiquín. En el momento en el que se produce, es fundamental subir a una zona alta –unos 30 metros sobre el nivel del mar– y alejarse de la playa y de cualquier río.

No propagar bulos

Finalmente, una vez que todo ocurra, es esencial tener en cuenta lo que dicen las autoridades y sólo volver cuando lo permitan, no hacer caso a bulos o rumores, comprobar el estado de la casa y la provisión de alimentos así como no usar el coche salvo que sea de urgencia.

Por su parte, desde Tecysa Technology and Environment recuerdan que existen protocolos de actuación que, de implantarse en las localidades de riesgo, se ganaría capacidad de respuesta», al tiempo que informa que «Chipiona es el primer y único municipio de España que tiene desarrollado un plan ante tsunamis, pero carece de equipos de detección temprana de estos fenómenos».

Asimismo, detallan que también existen equipos tecnológicos de detección de cambios en las mareas y oleajes capaces de predecir con suficiente antelación la llegada de un tsunami a la costa, como es el caso de la boya inteligente ECO T22 de Tecysa, con la que cuenta el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María (Cádiz).

En definitiva, la prevención es clave para evitar una catástrofe. Para ello, además del trabajo coordinado de las distintas instituciones, es necesario la concienciación y participación de toda la sociedad como parte de un trabajo en equipo.

Un simulacro “sin precedentes” en Andalucía

Para estar prevenidos y hacer frente a este tipo de fenómenos naturales, la Junta de Andalucía lleva a cabo diferentes simulacros a lo largo del año. Precisamente, en el ejercicio anterior, puso en marcha un operativo compuesto por casi 2.000 personas con el objetivo de dar coordinación y respuesta en caso de tsunami en la costa atlántica.

Se trató de un simulacro “sin precedentes e histórico”, ya que nunca antes habían participado todas las provincias a la vez para poner a prueba la capacidad de respuesta y atención en emergencias ante múltiples situaciones catastróficas en más de 40 escenarios distintos. Así, inundaciones, cortes en el suministro de luz y agua, rescates, evacuaciones de centros educativos y de personas con movilidad reducida fueron algunas de las incidencias que se simularon