Cuarta dosis para tres millones de mayores de 80 años

Falta de cumplimiento ante esta nueva campaña. Según el Ministerio de Sanidad, solo el 54,8% de la población española se ha puesto la tercera vacuna o primera dosis de recuerdo frente a la Covid-19

La campaña de vacunación para administrar la cuarta dosis frente a la covid ya ha comenzado en casi toda España. El primer grupo de población que está recibiendo esta segunda dosis de refuerzo son las personas mayores de 80 años. Pese a mínimos matices diferenciadores entre regiones, en la mayoría de las comunidades autónomas, la hoja de ruta comprende, en primer lugar, a los mayores de 80 años que viven en residencias. Posteriormente, los planes instan a inocular el suero a la población general de más de 80 años. Según el Instituto Nacional de Estadística, este grupo está formado por 2,9 millones de españoles.

A continuación, se establece prioridad por las personas pertenecientes a grupos de riesgo o a aquellas que tienen posibilidades de contagiar la enfermedad a aquellas personas con alto riesgo de presentar complicaciones, como personas con discapacidad, embarazadas, personas con enfermedades crónicas, personal sanitario y sociosanitario, cuidadores de personas mayores, de instituciones geriátricas, de centros de atención a enfermos crónicos, o de pisos tutelados.

La excepción en el comienzo de la campaña de vacunación frente a la covid-19 es Andalucía que se sumará a ella el 3 de octubre. Como ya han comenzado a hacer en otras autonomías, los sanitarios andaluces intentarán acompasar la inoculación de esta dosis de refuerzo con la vacuna contra la gripe, una en cada brazo, siempre que sea posible. De hecho, el Ministerio de Sanidad, a través de la Comisión de Salud Pública, señala en las recomendaciones para la campaña de vacunación contra la gripe que, debido «al efecto sinérgico observado entre el virus de la gripe y el SARS-CoV-2, multiplicando por dos el riesgo de muerte en caso de coinfección, se realiza un énfasis especial en aumentar las coberturas de vacunación frente a la gripe especialmente en el personal sanitario y sociosanitario, personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años y personas de cualquier edad con condiciones de riesgo».

En el establecimiento de estas recomendaciones también ha influido la previsión de que este año haya más casos de gripe estacional que en temporadas anteriores. El principal motivo es que las intervenciones no farmacéuticas contra la covid-19 –las medidas de aislamiento social y de higiene contraídas durante los dos años de pandemia– han estado dando como resultado niveles muy bajos de gripe circulante en todo el mundo, por lo que hemos perdido inmunidad frente a este virus.

44 millones de dosis

En total, para garantizar un suministro adecuado de vacunas frente a la covid-19, se han previsto 44 millones de dosis que se repartirán por las distintas comunidades autónomas. Con ellas no solo se pretende proteger a las personas más vulnerables al virus, disminuyendo lo máximo posible la incidencia de casos en estos grupos diana y contribuyendo a reducir el impacto sobre la presión asistencial adaptándose al patrón epidemiológico de presentación de la infección. Otro de los objetivos de esta nueva campaña de vacunación es conseguir que aquellas personas que, por algún motivo, no se pusieron la tercera dosis (primera dosis de refuerzo) completen la pauta. Y es que, según el último Informe de Actividad del proceso de vacunación del Ministerio de Sanidad, solo se le ha administrado una dosis de recuerdo al 54,8% de la población española. La población más mayor, de 70 años para arriba, ha sido la más fiel a la vacuna. En cambio, el menor cumplimiento se percibe en los grupos menores de 40 años.

Según el Ministerio de Sanidad, la incidencia en mayores de 59 años es de 129,4 y hay 2.515 personas hospitalizadas, de las que 159 están en cuidados intensivos. Aunque contagios, hospitalizaciones y fallecimientos no han cesado, la situación dista mucho de la que había cuando empezó la vacunación contra la covid-19 en diciembre de 2020.

Quinta dosis

A medida que las comunidades vayan vacunando, la administración de esta segunda dosis de refuerzo continuará en orden descendente de edad hasta los 60 años. Ahí es donde, de momento, han fijado el umbral los expertos de la Ponencia de Vacunas y la Comisión de Salud Pública.

Según la evolución que experimente la pandemia durante esta temporada otoño/invierno, se decidirá si se vacunará a población más joven.

También es una incógnita si recibiremos una quinta dosis aunque, dado las vacunas actuales no son esterilizantes y la inmunidad va decayendo con el paso del tiempo, todo apunta a que habrá que volver a vacunarse transcurrido el periodo que se fije en base a la evidencia científica disponible.