Informe Copernicus

El calor, de nuevo protagonista en 2023: será el año más cálido desde que hay registros

En el mes de noviembre se registraron las temperaturas más altas desde que hay registros, así como en la superficie del mar

El calor volvió a romper récords en 2023
El calor volvió a romper récords en 2023Redes sociales

El Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) publica cada mes boletines sobre el clima que informan de las variaciones registradas en la temperatura del aire en superficie, la cobertura de hielo marino y las variables hidrológicas a escala mundial. Los resultados se basan en análisis generados por ordenador y con los datos de millones de mediciones de satélites, buques, aeronaves y estaciones meteorológicas de todo el mundo.

Según este informe, en lo que va de año (desde enero a noviembre) la temperatura media a nivel mundial ha sido la más alta desde que hay registros: 1,46ºC por encima del promedio de la era preindustrial y 0,13ºC superior al periodo de once meses equivalente de 2016, el año natural más cálido registrado hasta ahora.

Samantha Burgess, directora adjunta del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), ha señalado que «en seis meses de 2023 se han batido récords y en dos de las estaciones también. Las extraordinarias temperaturas mundiales de noviembre, que ha tenido dos días con temperaturas 2ºC por encima de la temperatura preindustrial, convierten a 2023 en el año más cálido de la historia desde que existen registros».

Por su parte, el director del C3S, Carlo Buontempo, añadió: «Mientras sigan aumentando las concentraciones de gases de efecto invernadero no cabe esperar resultados distintos a los que hemos visto este año. La temperatura seguirá subiendo y también aumentarán los impactos de las olas de calor y las sequías. Una manera eficaz de gestionar nuestros riesgos climáticos es alcanzando la neutralidad en las emisiones de carbono lo antes posible».

En este sentido, el mes de noviembre fue el más cálido desde que hay registros en todo el mundo, con una temperatura media del aire en superficie de 14,22°C, 0,85°C por encima de la media de 1991-2020 para ese mes y 0,32°C por encima de la temperatura de noviembre de 2020, que había sido el noviembre más cálido hasta la fecha. De este modo, el mes pasado fue 1,75ºC más cálido que la media estimada para un mes de noviembre de 1850-1900, el periodo de referencia preindustrial.

Por su parte, la temperatura media de la superficie del mar para noviembre entre las coordenadas 60°S-60°N fue la más alta registrada en este mes, con 0,25°C más que el segundo noviembre más cálido, el de 2015. El fenómeno de “El Niño” continuó en el Pacífico ecuatorial, con anomalías que siguen siendo inferiores a las alcanzadas en esta época del año en el fenómeno de 2015.

Un otoño atípico

El otoño boreal de 2023 (que comprende los meses de septiembre, octubre y noviembre) fue el más cálido registrado en todo el mundo, con diferencia, ya que la temperatura media se situó en 15,30°C y fue 0,88°C superior a la media.

La temperatura media europea de septiembre a noviembre fue de 10,96°C, es decir, 1,43°C por encima de la media. Esto convirtió a este otoño boreal en el segundo más cálido jamás registrado, sólo 0,03°C más frío que el de 2020.

El Ártico, en mínimos

La extensión del hielo marino en el Ártico alcanzó su octavo nivel más bajo para un mes de noviembre, un 4% más bajo que la media, lo que supone una cifra muy por encima del valor mínimo en un mes de noviembre, registrado en 2016 (un 13% más bajo que la media).

Por su parte, la extensión del hielo de la Antártida fue la segunda más baja para un mes de noviembre, un 9% por debajo de la media, tras haber alcanzado niveles mínimos históricos para la época del año con amplios márgenes durante seis meses consecutivos.

En noviembre de 2023 se registraron más precipitaciones que la media en la mayor parte de Europa: la borrasca Ciarán afectó a muchas regiones, entre ellas Italia, y provocó fuertes precipitaciones e inundaciones.

Además, se registraron condiciones más secas que la media en varias zonas de Estados Unidos y de Asia central y oriental, así como en la mayor parte del hemisferio sur extratropical, que fueron especialmente pronunciadas en Suramérica.