MENÚ
domingo 15 septiembre 2019
04:27
Actualizado

Una enorme masa metálica en la cara oculta de la Luna desconcierta a los científicos

Los científicos estiman que un gran asteoride chocó contra el satélite y parte de su estructura quedó enterrada

  • Infografía de la topografía de la Luna, en la que el color azul corresponde a la cuenca de Aitken y el círculo señala el tamaño de la masa enterrada
    Infografía de la topografía de la Luna, en la que el color azul corresponde a la cuenca de Aitken y el círculo señala el tamaño de la masa enterrada /

    NASA/Universidad de Arizona

Tiempo de lectura 4 min.

12 de junio de 2019. 14:51h

Comentada
Paco Rodríguez 12/6/2019

ETIQUETAS

La cara oculta de la Luna ha sido un misterio durante muchos años para los científicos. Ahora, el misterio se multiplica, porque un grupo de científicos de la universidad de Baylor (Texas) han detectado en el polo sur una enorme masa metálica enterrada a más de 200 kilómetros de la superficie. Según publica la revista especializada "Geophysical Research Letters", el objeto es una masa anómala extremadamente pesada ubicada en un enorme cráter (el más grande de la Luna) de la conocida como Cuenca de Aitken.

"Imagínese hacer una pila de metal cinco veces más grande que la isla más grande de Hawai y enterrarla. Eso es aproximadamente la cantidad de masa que detectamos de forma inesperada ", comentó Peter B. James, el autor del estudio. En cifras, la estructura de la masa es de 2,18 × 10.000.000.000.000.000.000 kg.

El descubrimiento se produjo gracias a los datos de las misiones de reconocimiento lunar. Desde hace años, se estudia la Cuenca de Aitken porque es la principal zona de impacto de los meteoritos y en la que hay cráteres de hace miles de millones de años. Los científicos de la Universidad de Baykir combinaron los datos de las misiones con los informes del Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL) de la NASA que reflejaron los resultados de las mediciones de la fuerzas de gravedad de la Luna durante un año, y se dieron cuenta de que había una extraña diferencia entre los resultados de la topografía y el nivel de la gravedad. Por ello, recurrieron a varios modelos matemáticos, que determinaron que el desfase estaba provocado por una masa mesada y de gran tamaño enterrada bajo la superficie del satélite de la Tierra.

Las posibles explicaciones sobre el origen de esa masa y de cómo llegó hasta allí, ha generado un gran debate pero una de las teorías con mayor peso es que un enorme asteroide chocara contra la Luna hace 4.000 millones de años, época en la que la Luna sufrió una lluvia masiva de asteorides, que provocaron los cráteres característicos de la Luna.

"Cuando combinamos los datos de topografía lunar del Orbitador de Reconocimiento Lunar, descubrimos la cantidad inesperadamente grande de desfase cientos de millas debajo de la cuenca del Polo Sur-Aitken", dijo James. "Una de las explicaciones es que el metal del asteroide que formó este cráter todavía está incrustado en el manto de la Luna". El equipo de investigadores realizó simulaciones por ordenador que muestran que el núcleo de hierro y níquel de un asteroide podría haberse colocado en el manto superior de la Luna después del impacto.

En el caso de que esta teoría fuese cierta, sería de un gran interés científico porque el análisis de la masa podría ayudar a comprender cómo era el universo hace millones de años.

Otra de las teorías, que no ha sido descartada, es que la masa sea el fruto del enfriamiento y posterior solidificación de un océano de magma que existía en la Luna durante la formación del satélite. Sea lo que sea, James dijo que la cuenca es "uno de los mejores laboratorios naturales para estudiar eventos de impactos catastróficos, un proceso antiguo que dio forma a todos los planetas rocosos y lunas que conocemos hoy".

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs