MENÚ
viernes 20 septiembre 2019
15:48
Actualizado

Las "oscuras entrañas" de la comisión de investigación de accidentes aéreos

UGT denuncia el funcionamiento del organismo que ha investigado, entre otros, el accidente de Spanair

  • Imagen de la cola del avión de Spanair siniestrado en Barajas el 20 de agosto de 2008
    Imagen de la cola del avión de Spanair siniestrado en Barajas el 20 de agosto de 2008

Tiempo de lectura 4 min.

12 de junio de 2019. 09:45h

Comentada
Paco Rodríguez 12/6/2019

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes (CIAIAC), adscrita al ministerio de Fomento ha recibido numerosas críticas desde que un avión de Spanair se estrellara en la terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas el 20 de agosto de 2008, en el que perdieron la vida 154 personas. En estos 11 años, la asociación de Víctimas de Spanair ha tratado de depurar responsabilidades pero la justicia les dio la espalda. Lograr que la comisión de accidentes realizara una investigación independiente era su siguiente objetivo pero nunca estuvieron de acuerdo con la manera en la que afrontaron el caso y han criticado en numerosas ocasiones su funcionamiento. Ahora, el sindicato UGT ha hecho público un documento en el que denuncian "las oscura entrañas" de la comisión, en la que hacen graves acusaciones contra sus miembros, a los que acusa de cerrar casos rápidamente para cumplir con las estadísticas, de presionar a los investigadores hasta punto del acoso cuando existían discrepancias o que el presidente de la comisión realizó testimonios de dudosa veracidad sobre el accidente de Spanair en el Congreso.

Según denuncia el sindicato, "los investigadores carecen de medios y herramientas adecuados para realizar sus investigaciones" y no tienen un sistema regulado, por lo que "las salidas a accidentes se cubren las 24 horas por la voluntariedad de los investigadores".

"Todos los investigadores realizan las mismas funciones, pero no todos son igualmente remunerados, existiendo una discriminación por niveles que se agrava aún más por el sistema subjetivo de reparto de productividad y gratificaciones por el secretario", añaden.

El documento incluye 15 puntos en los que habría que tomar medidas urgentes a todos los niveles. De hecho carga contra el secretario y el pleno de la comisión y dicen que "funcionan para cumplir las estadísticas sin importarles lo más mínimo la calidad de las investigaciones". En ese sentido, añaden, "el secretario decide abrir (o no) de forma totalmente discrecional accidentes e incidentes en función de si han cumplido sus estadísticas o si se necesitan más casos para cubrir el año".

En cuanto a los pilotos asesores, "se han dedicado a redactar informes de toda índole por órdenes del secretario para cumplir estadísticas en lugar de asesorar a los investigadores tanto en el lugar del accidente como a posteriori".

La información que maneja la comisión y las decisiones del secretario también han sido "afeadas" por UGT: "Existe personal no cualificado investigando accidentes e incidentes con el conocimiento del pleno". "El secretario prescinde de cuatro personas en la encomienda con SENASA sin planificar ni aportar alternativa alguna. Curiosamente el coste de una nueva encomienda es mayor que la anterior".

También ponen en duda el papel del presidente, del que dicen que "realiza testimonios de dudosa veracidad en su comparecencia en el congreso por el accidente de Spanair". En opinión del sindicato, el máximo representante de la comisión es el responsable de todo lo que está ocurriendo: "Asegura que tiene presupuesto y recursos ilimitados cuando es claro conocedor de la precaria situación de la CIAIAC, pero hasta el momento no ha hecho absolutamente nada para cambiarla, a pesar de las peticiones de los investigadores.

Otra de las acusaciones graves tienen que ver con los investigadores: "Son presionados por el secretario y por los miembros del pleno para zanjar investigaciones en curso para así cumplir con sus estadísticas anuales". Otra de las irregularidades denunciada es que "los investigadores son instados a modificar informes en pro de interese particulares del secretario y los miembros del pleno". En el caso de que no lo hagan, "son amenazados o castigados" por el secretario con el conocimiento del pleno. De hecho, "el secretario ha llevado a cabo dos ceses (de cuatro posibles) de investigadores de libre designación que eran "desobedientes". Si no puede cesarlo por que el investigador ha obtenido el cargo por concurso, el secretario laboral le somete a acoso laboral. Si él investigador discrepa e intenta defender su trabajo, se le abre un expediente, se controlan sus fichajes y ausencias y "posteriormente se modifica su trabajo a sus espaldas y se le desacredita frente a los compañeros para obligarle a marcharse".

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs