El inolvidable mensaje de un restaurante de Valladolid a una clienta que no quería ponerse la mascarilla

La historia se ha vuelto viral en las redes sociales, donde ya acumula más de 17.900 likes

Un hombre sentado en un bar del distrito de Puente de Vallecas, Madrid (España), a 21 de septiembre de 2020. Puente de Vallecas es uno de los seis distritos de la capital que posee zonas básicas de salud en las que la Comunidad de Madrid aplica desde hoy limitaciones para controlar la pandemia del coronavirus. Los bares y restaurantes de las 37 zonas básicas de salud que desde este lunes tendrán la movilidad restringida tendrán que cerrar a las 22 horas, se limitará el aforo a un 50 por ciento y sólo podrá haber 6 comensales en cada mesa, en lugar de 10 personas como hasta ahora.
21 SEPTIEMBRE 2020;RESTRICCIONES MADRID;COVID-19;CORONAVIRUS;PANDEMIA
Eduardo Parra / Europa Press
21/09/2020
Un hombre sentado en un bar del distrito de Puente de Vallecas, Madrid (España), a 21 de septiembre de 2020. Puente de Vallecas es uno de los seis distritos de la capital que posee zonas básicas de salud en las que la Comunidad de Madrid aplica desde hoy limitaciones para controlar la pandemia del coronavirus. Los bares y restaurantes de las 37 zonas básicas de salud que desde este lunes tendrán la movilidad restringida tendrán que cerrar a las 22 horas, se limitará el aforo a un 50 por ciento y sólo podrá haber 6 comensales en cada mesa, en lugar de 10 personas como hasta ahora. 21 SEPTIEMBRE 2020;RESTRICCIONES MADRID;COVID-19;CORONAVIRUS;PANDEMIA Eduardo Parra / Europa Press 21/09/2020Eduardo Parra Europa Press

No hay duda de que la hostelería es uno de los sectores que más se está viendo perjudicado por la crisis sanitaria del COVID-19. A las restricciones en el aforo impuestas los distintos territorios, hay que sumar el miedo de muchas personas a entrar en bares y restaurantes que no cuenten con terraza. De ahí que cualquier nueva reserva sea considerada una victoria. Cada cliente cuenta. Pero eso no quiere decir que no se respeten unos mínimos.

Eso es lo que le ha ocurrido al restaurante Niza, localizado en Valladolid. El pasado domingo, sus dueños tuvieron que enfrentarse a una clienta que no estaba por la labor de cumplir con las medidas de prevención y seguridad. Ante la insistencia de los mismos, les llegó a amenazar con publicar comentarios negativos sobre el local en TripAdvisor.

Tal fue la indignación que sus dueños no han dudado en compartirlo en Twitter: tras comentarle que debía ponerse la mascarilla como cualquier otro comensal, ésta respondió que su petición era “de muy mal gusto” y que ella era clienta. Todo ello acompañado por burlas de distinto tipo y ante la presencia de sus hijos. Finalmente, tuvieron que llamar a la policía.

A las pocas horas, la mujer lanzó un comentario en Tripadvisor que, poco o nada, se asemejaba a las amenazas que había vertido. Según escribe, la calidad de sus servicios era “pésima”, además “caro para ser comida basura”. La respuesta del restaurante, que no se hizo esperar, ya acumula más de 17.900 me gusta y casi 4.000 retuits.

A pesar del impacto que ha tenido la historia, tal y como explica el establecimiento, la clienta ha decidido contraatacar “reclutando amigas” para seguir difamándoles. Lo llamativo de esta trifulca es que ella misma, anteriormente, ya había dejado reseñas positivas del local.

“Se valen de nuestra inactividad frente a estas injusticias”, responden los dueños a la pregunta de un usuario de por qué no la han denunciado. “Es una batalla diaria y ya tenemos bastantes problemas a los que hacer frente”. Por el momento, TripAdvistor ha retirado el comentario.