La patente de Apple contra el metaverso de Zuckerberg

Una nueva patente de la compañía de Tim Cook, con un sistema para proyectar imágenes directamente en la retina y adaptar el enfoque según su posición, ha sido publicada por la Oficina de Patentes estadounidense

¿Alguien cree que Apple se dejara superar por Meta? EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO
¿Alguien cree que Apple se dejara superar por Meta? EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO FOTO: JOHN G. MABANGLO EFE

Mark Zuckerberg tuvo ayer su mejor día en unas cuantas semanas. Presentó el nuevo nombre de la compañía Facebook, Meta, habló mucho del metaverso que es el mundo virtual en el que quiere que habitamos en el futuro y con el que se interactúa a través de dispositivos de realidad virtual y, sobre todo, no tuvo que hacerlo sobre los escándalos de la compañía. Pero el timing no fue todo lo perfecto que a Zuckerberg le hubiera gustado.

La Oficina de Patentes estadounidense ha publicado esta semana la número US 11.157.072 B1 que avanza cuáles son los planes de Apple para no quedarse atrás en esta competición por sustituir la realidad de los consumidores.  La patente se llama “proyector directo a la retina” y es un sistema por el que las imágenes de estas nuevas realidades no se muestran en la pantalla de unas gafas de realidad virtual, como es el caso del metaverso de Zuckerberg, sino que son proyectadas en la retina de acuerdo a su posición en cada momento, lo que ayuda a solucionar muchas de las incongruencias que el cerebro percibe cuando se utilizan gafas de realidad virtual.

Según refleja Apple en su patente, con “los sistemas convencionales de realidad virtual y realidad aumentada (los usuarios) pueden sufrir problemas de desajuste de acomodación-convergencia que causan fatiga visual, dolores de cabeza y/o nauseas”, una queja habitual entre quienes emplean gafas virtuales como Oculus (producto y compañía adquiridos por lo que entonces era Facebook en 2014 por 1.450 millones de euros) o las PlayStation VR, ambos lanzados en 2016 y aún con una penetración baja pese al tiempo transcurrido.

Para Apple, la representación que estos sistemas hacen de la realidad virtual confunde al cerebro humano porque el contenido mostrado “no coincide con la profundidad esperada por el cerebro en función de la convergencia estereoscópica de los dos ojos del usuario”. En otras palabras, cuesta enfocar, percibir correctamente la distancia y aún más que lo representado virtualmente se comporte de forma similar a como lo haría en la realidad bajo luz natural. El sistema patentado por Apple pretende solucionar estos problemas.

La patente cuenta con un sistema de seguimiento de la mirada del usuario que “rastrea la posición de la pupila y ajusta automáticamente la proyección de un campo de luz escaneado para que entre en la pupila”.  Para ajustar la proyección se emplea un “espejo de exploración” que adapta su posición de acuerdo a los movimientos de la pupila y así evitar desajustes.

El “proyector directo a la retina”, además de la dirección, también ajusta el enfoque del haz de luz creado que es escaneado hacia un espejo elipsoide encargado de reflejarlo hacia la pupila del sujeto.

En resumidas cuentas, los objetos representados tendrán un comportamiento más realista y natural, adaptándo su posición y foco para ajustarse a los movimientos del ojo humano y a la forma en que el cerebro, acostumbrado a la realidad, realidad, interpreta la información visual.

La patente no da detalles de cual sería el producto comercial que incorporaría este sistema, aunque sí que podría incluir algún tipo de mando controlador. Sin embargo, parece que tendría un mejor encaje en las rumoreadas, desde hace años, Apple Glasses.  Por tanto, estaría más enfocado a la realidad aumentada que a la realidad virtual que propone Meta y supondría la integración de elementos virtuales en el espacio físico que nos rodea, en teoría, de forma natural.

Se trata, en cualquier caso, de un proyecto con unos años ya a sus espaldas dado que la patente fue envíada para su aprobación en 2017, por lo que su realización comercial podría estar más cerca de lo que parece.